Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat pedirá a Bruselas que avance las ayudas por la sequía

Tres incendios forestales obligan a activar el plan Infocat

Los agricultores se quedarán sin cosecha, pero no con los bolsillos vacíos. El consejero de Agricultura, Antoni Siurana, anunció ayer que pedirá a la Comisión Europea que abone las ayudas a los productores de cereales aunque no obtengan fruto alguno y que, además, avance el pago, que normalmente se hace efectivo a finales de año. En Cataluña, la cuantía asciende a 107 millones de euros y beneficia a más de 30.000 explotaciones.

La sequía, la más dura de los últimos 60 años, empezó en septiembre y no sólo está dejando los campos sedientos y los sembrados prácticamente a nivel de suelo -Agricultura calcula que casi el 90% de la cosecha de cereales está perdida-, sino que, de rebote, la ganadería se está quedando sin forrajes.

Las ayudas a los cultivos herbáceos (básicamente cereales) previstas en la Política Agraria Común (PAC), que se otorgan en función de la producción, ya establecen mecanismos para que los agricultores perciban todo el importe en determinadas situaciones de pérdidas. No obstante, el departamento que dirige Siurana ha elaborado una orden para que el ministerio reclame a Bruselas el abono íntegro de la subvención, siempre que los sembrados no tengan frutos (al no crecer por la sequedad, difícilmente pueden formar espiga). "Con esta medida queremos ahorrar a los agricultores todos los trámitos burocráticos", explicó ayer Jordi William Carnes, director general de Desarrollo Natural.

La orden, que se publicará en breve, incluye dos iniciativas más. La primera es una solicitud para que la Comisión avance el pago de las ayudas, que habitualmente se materializan a finales de año, "con el propósito de ayudar a los afectados a preparar la próxima cosecha". La segunda posibilita que los campos afectados por la sequía se estinen a pastos. "Así matamos dos pájaros de un tiro", añade Carnes. El departamento no descarta ampliar estas medidas a otros cultivos, como los frutos secos y olivos, en caso de que no llegue un periodo de lluvias y la aridez persista.

El Departamento de Agricultura ya autorizó la semana pasada que el Instituto Catalán del Catalán del Crédito Agrario (ICCA) aumente de 24.000 a 40.000 euros el importe de los créditos que otorga para paliar inclemencias meteorológicas, y que amplíe el periodo de amortización de cuatro a cinco años.

Las medidas para paliar la sequía no se ciñen exclusivamente al campo. El Gobierno catalán tiene previsto debatir y, muy posiblemente, aprobar en el Consell Executiu del próximo martes un plan de choque que afectará a tres departamentos: Agricultura, Medio Ambiente (la Agencia Catalana del Agua prepara un decreto de restricciones) e Interior, encargado de la prevención de incendios. La Generalitat tuvo que activar ayer tarde el plan especial de emergencias por incendios forestales en Cataluña (Infocat) por tres fuegos que se produjeron en los términos de La Palma d'Ebre (Ribera d'Ebre), Maials (Segrià) y L'Albi (Les Garrigues). El de La Palma afectaba anoche a 80 hectáreas en una zona no urbanizada de difícil acceso, y 30 coches de bomberos lo combatían.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 1 de mayo de 2005