Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sólo el 30% de las 'pymes' invertirán fuera de Cataluña en los próximos cinco años

A las pequeñas y medianas empresas (pymes) catalanas no les interesa demasiado el mercado extranjero. Pese a su internacionalización progresiva, la visión tradicionalmente local persiste: sólo el 30% invertirá fuera de Cataluña en los próximos cinco años, según un estudio de la consultora KPMG, encuesta incluida. Los expertos señalan que esta internacionalización coja, sumada al auge de China y la ampliación de la Unión Europea (UE) a los países del Este -que abanderan un sistema de producción de bajos costes-, provocará que las pymes catalanas pierdan competitividad a medio plazo.

La internacionalización de las pymes, que representan más del 90% del tejido industrial, es casi una necesidad para sobrevivir, auguran consultores y empresarios. Josep Maria Tarragó, vicepresidente ejecutivo de Ficosa Internacional, una de las multinacionales catalanas del sector de la automoción, califica de "inevitable" este proceso. Por esa razón, "sorprende la mínima previsión de inversión de estas empresas en otros territorios que no sean Cataluña o, en menor medida, España", según Ahmed Rahnema y Heinrich von Liechtenstein, autores del estudio y profesores de IESE.

Pero esta visión tan local de los empresarios catalanes a la hora de proyectar sus inversiones se debe, según Ángel Martín, socio de KPMG, "a una cuestión cultural que concierne, sobre todo, a la mayoría de pequeños empresarios", el 88% de la cuales se autofinancia y tiende a reinvertir los beneficios, según el estudio.

Además, para el 47% de las pymes catalanas, la competencia no procede de países en auge, como China, India y los del este de Europa y el norte de África. Los rivales de los empresarios catalanes están en casa. Según una encuesta incluida en el estudio, para el 88% de las pymes el primer competidor es el mercado autóctono."Incluso las empresas de menor tamaño, si quieren seguir siendo competitivas, tienen que ser capaces de hacer una propuesta global, puesto que si no cubren todas las necesidades del cliente en otro mercado, otro proveedor cubrirá esta necesidad. Y a largo plazo, esta empresa puede convertirse en una amenaza en su propio mercado". Es la opinión del vicepresidente ejecutivo de Ficosa, Josep Maria Tarragó, cuya empresa ha pasado de tener una facturación anual de 36 millones de euros en 1986 "a prever unas ventas anuales de 1.000 millones para 2008".

Pero, en general, llevar a cabo el proceso de internacionalización no es fácil. Cataluña tiene un problema de músculo empresarial, tanto en número de trabajadores como en volumen de facturación. "La solución es mejorar la cooperación entre las empresas", afirma el director del Centro de Innovación y Desarrollo Empresarial (Cidem), Agustí Segarra. En su opinión, "a estas empresas les falta masa crítica para introducir nuevos procesos de producción o para internacionalizarse". Según la encuesta incluida en el estudio de la consultora KPMG, sólo el 28% de las pymes catalanas adoptan la vía de la alianza estratégica y las joint-ventures para penetrar en nuevos mercados.

Otro factor que tener en cuenta en la estrategia competitiva es la innovación. En Cataluña, donde el incremento de la productividad empresarial ha sido muy limitado en los 10 últimos años, la competencia de los países con bajos costes laborales obliga a las empresas a dar un salto adelante y apostar por la fabricación de productos "más sofisticados, que exijan una mano de obra más cualificada", en opinión del vicepresidente de Ficosa.

El presidente de la Federación de Empresarios de Pequeña y Medianas Empresas de Cataluña (Fepyme), Eusebi Cima, afirma que la innovación no se reduce a la investigación y el desarrollo (I+D), una inversión que muchas pymes no pueden asumir. A su juicio, la innovación también "es cuestión de ideas, de imaginación; pero es, cada vez más, cuestión de organización, de procesos y de cultura". Y para poder innovar, "se necesitan tres cosas: fuentes tecnológicas de base, dinero dispuesto a arriesgar y un entorno propicio para que los emprendedores y empresarios con ideas se arriesguen".

Plan de innovación

No obstante, el director del Cidem explica que la Generalitat está "definiendo el nuevo Plan de Investigación e Innovación de Cataluña 2005-2008, con el objetivo de situar el tejido empresarial catalán entre los más innovadores de Europa".

Además, del informe se extrae la conclusión de que Cataluña, a pesar del encarecimiento de su mano de obra, ofrece una serie de ventajas, "como la privilegiada situación geográfica y la formación técnica del personal", según los autores del estudio. Para Joan Josep Berbel, director de la Agencia Catalana de Inversiones, las pymes catalanas también cuentan con subvenciones del Consorcio de Promoción Comercial de Cataluña (Copca) y con "deducciones fiscales sobre el impuesto de sociedades", relacionadas con su actividad exterior.

Pero también habrá que mejorar las infraestructuras. El presidente de la Fepyme señala que son "absolutamente insuficientes para sus necesidades y desarrolladas con una alarmante falta de planificación".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de abril de 2005