Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Montilla acusa a Mas de "antipatriota" por buscar el "fracaso" del Estatut

El ministro de Industria cree que el bloqueo le pasará factura a CiU

Los socialistas catalanes endurecen día a día su discurso en contra del líder de la oposición, Artur Mas, por sus amagos de bloquear la reforma estatutaria en la recta final de la primera fase de las negociaciones. El primer secretario del PSC, José Montilla, no dudó ayer en acusar de "antipatriota" al líder de CiU por, según dijo, "buscar el fracaso del Estatut", algo que, en su opinión, le pasará factura electoral.

Preocupados por un eventual fracaso de la denominada vía catalana, la que debería aprobar un nuevo Estatut por amplio consenso y garantizarse así el apoyo del PSOE en el Congreso, los socialistas catalanes ven en las amenazas bloqueadoras de Convergència i Unió (CiU) poco menos que un disparo en la línea de flotación del proyecto político más emblemático de esta legislatura. Y si la vía del diálogo fracasa, el PSOE tendrá pocas alternativas que ofrecer al por ellos tan denostado plan Ibarretxe.

Ante esta situación, el Partit dels Socialistes (PSC) ha puesto en marcha toda su maquinaria para lograr que CiU vuelva al redil y se siente a negociar un Estatut que, sin su apoyo, es de imposible aprobación en el Parlament. Y todas las ocasiones son buenas para recordar a los nacionalistas cuál debería ser su actitud. Ya el pasado miércoles, en el Congreso, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, pidió a CiU una actitud "más constructiva" en la reforma estatutaria.

El primer secretario del PSC y ministro de Industria, José Montilla, aprovechó ayer su intervención en un seminario sobre política audiovisual para pedir a los sectores nacionalistas más moderados de CiU que hagan recapacitar a Mas. En este sentido, Montilla expresó su "deseo" de que tanto el ex presidente Jordi Pujol como el líder de Unió Democràtica, Josep Antoni Duran Lleida "hagan ver al secretario general de CiU [Mas] la absurdidad y el sentido profundamente antipatriótico de buscar el fracaso del Estatut sólo por miedo a que los ciudadanos lo puedan leer como un éxito del Gobierno de Pasqual Maragall".

"Debemos hacerlo bien"

Pero Montilla llegó más lejos y auguró pocos éxitos a Mas si continúa por la senda de cuestionar la autoridad de Maragall para dirigir la reforma estatutaria, y bloquea todo el proceso. "El electorado pasará cuentas si alguien provoca el fracaso del Estatut", concluyó.

Como mensaje tranquilizador para los grupos de la oposición, Montilla también mostró sus dudas de que el electorado premie a Maragall por sacar adelante una reforma estatutaria bajo su mandato. "La gente da por hecho que debemos hacerlo bien", afirmó el ministro.

Mas allá de las tirantes relaciones entre socialistas y nacionalistas, el debate por la reforma estatutaria continúa fijado estos días en el sistema de financiación que debe prever y en su Título Preliminar, que define la naturaleza de Cataluña. El líder del PP de Cataluña, Josep Piqué, se centró ayer en este segundo punto para evidenciar las "contradicciones difíciles de abordar" del ministro de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla, quien defiende que cada autonomía pueda denominarse como quiera en su Estatut sin cambiar el artículo 2 de la Constitución.

A juicio del líder popular, introducir el concepto de "nación" en el Título Preliminar del Estatut, como quiere el resto de partidos catalanes, obligaría a modificar la Constitución, algo a lo que no está dispuesto el PP. Piqué sostiene que este artículo ha permitido 25 años de debate político pacífico, y no hay ningún motivo para tocarlo.

Por este motivo, y ya en referencia al Estatut, Piqué añadió que tanto el Preámbulo como su título Preliminar "son muy buenos", con lo que se mostró favorable a "no introducir grandes modificaciones".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 23 de abril de 2005