Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Ebro aplaza el ajuste industrial

El grupo azucarero espera a conocer el contenido de la nueva OCM

Durante los últimos cinco años, Azucarera Ebro ha invertido más de 300 millones para ajustar la capacidad de las plantas y mejorar la competitividad de las mismas. Tras la cesión de 30.000 toneladas de cuota a las empresas ARJ y ACOR, el grupo considera que no es preciso ningún nuevo ajuste, aplazando las acciones hasta conocer el contenido de la reforma de la OCM.

La cesión de 30.000 toneladas de cuota de azúcar a las empresas Acor y ARJ no han supuesto un desajuste en las plantas

La diversificación de actividades acometida por Ebro Puleva ha reducido el peso del azúcar a sólo el 33% de la facturación total

"En los últimos años, señala el presidente del Grupo Ebro Puleva, José Manuel Fernández Norniella, hemos hecho un gran esfuerzo inversor para mejorar la competividad de las plantas con nuevas tecnologías y ajustando su capacidad concentrando producción para lograr unos volúmenes por fábrica similares a los existentes en el resto de la UE, con quienes debemos competir en los mismos mercados. El proceso no se ha parado. Pero hoy no se pueden acometer nuevas actuaciones de calado hasta no conocer el contenido de la nueva reforma en el azúcar en cuestiones tan importantes como la posibilidad de reducciones de cuotas y de transferencia de las mismas entre países".

Para el presidente, la posibilidad de una bajada de los precios, como ya está sucediendo esta campaña en los mercados comunitarios, y la necesidad de afrontar la nueva situación es algo que ya se contemplaba en las previsiones del grupo, razón por la cual se desarrolló el plan para reducir costes y mejorar la competividad.

Con una cuota de 780.000 toneladas sobre un total para España de 998.000 toneladas, el Grupo Ebro es líder indiscutible en el sector azucarero y uno de los primeros grupos comunitarios, mientras que la cooperativa Acor disponía de 147.345 toneladas, y Azucareras Reunidas de Jaén (ARJ), otras 69.000 toneladas. Para autorizar la fusión de Ebro y Sociedad General Azucarera en 2000, el Gobierno puso, entre otras condiciones, la obligación de Ebro de ceder a precio de mercado 30.000 toneladas a las otras dos sociedades. El nuevo Gobierno ratificó esa condición, pero exigiendo que la cesión se hiciera de forma gratuita. Este proceso se ha culminado en las últimas semanas, de acuerdo con los criterios marcados por la interprofesional remolachera y sin la intervención de Agricultura, lo cual ha supuesto la cesión de 20.383 toneladas de cuota a Acor en Valladolid y de otras 9.6178 toneladas a ARJ en Jaén.

Objetivo de los responsables del grupo en los últimos años con los procesos de cierres era lograr una cuota mínima en la produccion de azúcar por planta superior a las 100.000 toneladas para ajustar costes, aunque el precio final del producto esté igualmente en función de otros parámetros, aparte del volumen de remolacha molturada. Este proceso de cesión de cuotas no ha sido un dato positivo para el grupo, por lo que supone la pérdida de 30.000 toneladas, pero la operación tampoco ha significado ningún problema. La más afectada ha sido la planta de Ciudad Real, que con la salida de casi 10.000 toneladas se queda con una cuota mínima de sólo unas 22.000 toneladas. En el caso del Duero, la salida de algo más de 20.000 toneladas para Acor se ha distribuido entre varias plantas, aunque la más afectada ha sido la de Peñafiel, que ser queda, sin embargo, con una molturación de unas 100.000 toneladas.

"La cesión de estas 30.000 toneladas no supone ningún problema añadido para las plantas del grupo y todas ellas pueden seguir funcionando en las mismas condiciones de competitividad que la campaña anterior", señala el consejero delegado de la empresa, Eugenio Ruiz Galvez. Si hubiera continuidad en la OCM del azúcar, seguiríamos la política actual. En este momento, sin embargo, es obligado esperar a ver cómo queda la nueva reforma de la OCM en materias como cuotas, posibilidad de trasvase entre países o sistemas de importación. Pero, sobre todo, habrá que ver también las estrategias que adoptan los otros grupos azucareros comunitarios antes de adoptar ningún proceso de reordenación de plantas".

De estrella a actor secundario

En Ebro Puleva, como en todos los grupos comunitarios del sector, preocupa el contenido de la futura reforma de la OCM del azúcar, así como las medidas que imponga en los próximos meses la Organización Mundial de Comercio en materia de liberalización de fronteras, ayudas a la exportación y , en consecuencia, su impacto negativo sobre los precios.

Se trata de un futuro que va a suponer mayores riesgos para un sector donde había hasta la fecha un clima de bonanza desde la obtención de beneficios hasta la comercialización. Pero no es algo que haya cogido por sorpresa al grupo. A mayor o menor plazo se esperaba un cambio de escenario y consecuencia de ello, el grupo español ha desarrollado en los últimos años un profundo proceso de diversificación. En esa línea se halla la expansión en el sector del arroz en el conjunto de la Unión Europea, la compra de Riviana en Estados Unidos con presencia igualmente en otros sectores como galletas y zumos en Centroamérica y finalmente la compra de Panzani en Francia con el liderazgo en los sectores de pastas y salsas. Frente al peso casi total que suponía el azúcar en el pasado en el grupo, en la actualidad el azúcar significa sólo el 33% en las ventas, aunque en beneficio sea casi el 40%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 10 de abril de 2005

Más información