Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El anteproyecto de la Ley de Educación le "suena bien" a Iztueta

El anteproyecto de la Ley Orgánica de Educación (LOE) le "suena bien" a la consejera de Educación del Gobierno vasco Anjeles Iztueta, que recurrió ayer en Bilbao al lenguaje figurado para expresar su agrado por el documento que presentó el miércoles en Madrid la ministra de Educación, María Jesús San Segundo. "Esta música suena bien porque es la música de Europa, nuestra música", aseguró.

Sin embargo, la titular de Educación previno que las iniciativas recogidas en el texto se quedarán en nada si no se destina la financiación suficiente. "Ese instrumento es caro, necesita mucho dinero para que sea efectivo y se aplique", alertó Iztueta, a la que acompañaba el viceconsejero Koldo Arrese, que acudió en su nombre a la conferencia de consejeros de Educación en la que la ministra presentó la propuesta.

En su primera valoración sobre el proyecto de la LOE, Iztueta optó por utilizar parte de los objetivos del documento de San Segundo para defender los logros del sistema educativo vasco y constatar la ventajosa distancia que le separa del modelo español.Anjeles Iztueta centró su análisis, de un marcado tono triunfalista, en tres aspectos que calificó como "núcleo" de la reforma diseñada por el Gobierno socialista: disminución del fracaso escolar, equidad y trilingüismo. En todos ellos, la titular de Educación insistió en que Euskadi se halla "años por delante" del resto del país. "Vamos muy por delante en esta reforma", sentenció.

En cuanto a la reducción del fracaso escolar, entendido éste como el porcentaje de jóvenes de 18 a 24 años que no continúan sus estudios, subrayó que la tasa actual en la comunidad autónoma se sitúa en el 12,5% frente al 30,5% de la media española. Por ello, mostró sus dudas de que en los cinco años que quedan hasta 2010 el Gobierno pueda lograr rebajarla al 10%, objetivo recogido en las directrices europeas.

La consejera también citó la equidad, el término que, según sus palabras, más se repite en el texto elaborado por el ministerio, un concepto que define la distancia que separa a los estudiantes con mejores calificaciones de los de menor puntuación. En este campo, Iztueta subrayó que el sistema vasco ocupa, según el análisis comparativo del informe internacional PISA, el cuarto lugar "del mundo", un puesto más privilegiado que el decimocuarto en el que se ubica al resto del sistema español.

El bilingüismo y el trilin-güismo se convirtieron en el tercer eje con el que Iztueta glosó las bondades de la educación en el País Vasco frente al resto de comunidades. Tras destacar que en Euskadi se trabaja el bilingüismo desde hace dos décadas, incidió en que en los últimos años el 100% de los alumnos vascos empieza a estudiar inglés a los 4 años, mientras que el proyecto de San Segundo establece el inicio del aprendizaje del inglés a los cinco años.

Iztueta concluyó su valoración con una advertencia: los cambios se harán si son buenos y se deciden también en Euskadi. "Si cada poco tiempo tenemos que adaptarnos a directrices marcadas a 1.000 kilómetros de distancia, nos volveríamos locos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de abril de 2005