LOS ARGUMENTOS DEL CONGRESO | EL 'CASO SCHIAVO'

El conflicto de intereses del marido

El Senado y la Cámara de Representantes de Estados Unidos han justificado su intervención de urgencia en la "posible violación de los derechos constitucionales" de Terri Schiavo en que podrían haber incurrido los tribunales estatales de Florida al no haberse cumplido todas las garantías procesales. En concreto han mencionado la falta de un representante legal independiente. "El marido tiene un claro conflicto de intereses, porque desde hace 10 años vive con otra mujer con la que tiene dos hijos", ha reiterado estos días el jefe de la mayoría republicana y promotor de la legislación, Tom DeLay. Según los congresistas, el supuesto conflicto de intereses invalidaría el argumento principal del caso, de que aunque Terri no dejó escrito un testamento vital sí lo hizo de palabra, en conversaciones con su marido, en las que le habría expresado sus deseos de que no le prolongaran artificialmente la vida.

Más información

La palabra "artificial" es clave en las explicaciones dadas por los senadores y congresistas que han votado a favor de la ley de urgencia. "Terri es una persona incapacitada que sólo necesita alimentación mediante una sonda nasogástrica, sus órganos funcionan normalmente sin ayuda de máquinas o de ventilación asistida, y por lo que hemos podido ver responde a ciertos estímulos", ha dicho el presidente del Senado, el republicano Bill Frist, médico de profesión, tras consultar con neurólogos que examinaron a Terri.

El Congreso ha actuado en claro respaldo a la familia Schindler, que afirma que los derechos civiles y religiosos de su hija han sido pisoteados en los tribunales de Florida. Los civiles, por no permitir una revisión amplia de su caso y nombrar un guardián legal independiente o revocar la custodia al marido (por estar con otra mujer) y dársela a ellos; y los religiosos, porque Terri, católica como sus padres, nunca hubiera querido que le retiraran las sondas.

Aparte de los argumentos jurídicos, los representantes y senadores han esgrimido los morales. "¿Qué tipo de sociedad seríamos si dejáramos morir a una mujer de hambre y sed, cuando le damos a los asesinos la posibilidad de recurrir ante la justicia federal? La Constitución obliga a proteger la vida de todos los ciudadanos", afirmó DeLay.

Fue un voto unánime en el Senado pero no así en la Cámara de Representantes. Más de un centenar de demócratas se abstuvieron y 56 votaron en contra, argumentando igualmente razones constitucionales y morales.

Los demócratas acusaron a los republicanos de ceder ante los grupos religiosos que ayudaron a Bush a ganar las últimas elecciones. "Claramente lo han visto como una oportunidad política", afirmó un portavoz demócrata. Los republicanos lo han negado, pero un documento interno del partido que vio la luz el fin de semana destacaba el "interés" de los grupos cristianos conservadores por el debate.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 21 de marzo de 2005.

Lo más visto en...

Top 50