Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Basf reduce sus inversiones en España y apuesta por China

La multinacional química alemana Basf ha revisado a la baja los planes de inversión en su planta de Tarragona, la más importante que posee en el sur de Europa. La compañía, que ha decidido volcarse en el pujante mercado de China, destinará 80 millones de euros a sus instalaciones tarraconenses en los cinco próximos años, frente a los 100 millones previstos inicialmente.

El nuevo vicepresidente y consejero de Basf Española, Karl-Peter Bercio, explicó ayer en rueda de prensa que los citados 80 millones (a razón de 16 millones por año) corresponden a actuaciones de mantenimiento y mejora de los procesos productivos. El directivo reconoció que, a día de hoy, no existe ningún "proyecto importante" en cartera para ampliar la capacidad en Tarragona.

El responsable de Basf en Europa, Walter Seufert, reconoció que la multinacional obtiene en el Viejo Continente el 60% de su beneficio, que en 2004 ascendió a 1.883 millones de euros, más del doble que en el ejercicio anterior. Basf Española obtuvo en 2004 un beneficio neto después de impuestos de 58,5 millones de euros, que procedieron en gran parte de la venta de su sede social en el paseo de Gràcia de Barcelona.

Críticas a la Generalitat

Tanto el responsable de España como el primer ejecutivo en Europa criticaron el proyecto de la Generalitat de imponer un nuevo cánon del agua que "duplica" su precio para la industria química, al desaparecer los coeficientes reductores en 2009.

Asimismo, recordaron que "estamos compitiendo a nivel mundial y es necesario que tengamos los mismos costes que nuestros competidores", señaló Seufert, quien reiteró, junto a Bercio, las quejas del sector por la "poca apertura" del mercado energético en España, lo que encarece los precios de suministro de la energía. En todo caso, el vicepresidente y consejero delegado de Basf Española reafirmó su compromiso con España. "Mantendremos la producción en Tarragona hasta que podamos", señaló, para agregar que "no está previsto" ningún tipo de desinversión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de marzo de 2005