Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MODA | ESTILO DE VIDA

Prada se anuncia con un poema

Berlín, Ridley Scott y su hija, un poema anónimo, Blanca Li, Miuccia Prada y Daria, la última diosa de las pasarelas. Un peculiar cóctel con el que el gigante de la moda italiana realiza un cortometraje promocional que evoca la dualidad de la mujer y de paso da a conocer su perfume.

Quienes la conocen dicen que Miuccia Prada, directora creativa y propietaria de un gigante de la moda que facturó más de 1.500 millones de euros en 2002, es una mujer que sabe lo que quiere. Y como tal se comportó en su primera reunión con la joven realizadora británica Jordan Scott. Miuccia deseaba que su nuevo perfume, la primera incursión del imperio Prada en el mundo de la cosmética, evocara la dualidad de la mujer. Y así debía reflejarse en el cortometraje promocional que había encargado a la joven directora y a su padre, Ridley Scott, autor de películas como Blade runner o Alien.

De su primer encuentro con Miuccia Prada, Jordan Scott salió con un punto de partida. "Me hizo pensar en un poema, Thunder, perfect mind", recuerda en un e-mail la directora, que hasta entonces sólo contaba con dos cortometrajes en su haber. "Es uno de mis favoritos, un poema que muestra la multiplicidad de la mujer. Ilustra la unión entre los opuestos. Y en cierto modo sentí que también Prada y la señora Prada eran una especie de unión entre opuestos".

De esta forma, un poema de cerca de dos mil años de antigüedad se iba a convertir en el instrumento elegido para comunicar la filosofía Prada a la mujer del siglo XXI. Un misterioso texto del que se desconoce el autor, así como el lugar y la fecha exacta en que fue escrito. En diciembre de 1945, unos campesinos egipcios encontraron un puñado de antiguos papiros manuscritos enterrados en un lugar del alto valle del Nilo, junto al pueblo de Nag Hammadi. Entre ellos estaba este Thunder, perfect mind (Trueno, mente perfecta), originariamente escrito en griego. Un poema en el que una especie de deidad femenina se define a base de contradicciones. "Soy la primera y la última, / la esposa y la virgen, / la madre y la hija".

Versión siglo XXI. En el papel de diosa, la última diosa de las pasarelas. Daria Werbowy, modelo canadiense de 21 años. Recibió un curso intensivo de dos semanas de interpretación en Londres para prepararse y recuerda el rodaje como "una experiencia increíble". Se mostraba entusiasmada hace unas semanas en la fiesta de presentación del anuncio, celebrada en un imponente edificio que albergó una piscina pública en el Berlín oriental. "Es la primera vez que hago algo en el terreno del cine. Sin duda, ha abierto una puerta nueva para mí, algo en lo que estoy muy interesada". Puede que Werbowy, quien ha declarado en varias ocasiones que su carrera como modelo terminará a los 27 años, haya encontrado un proyecto de futuro.

Detrás de la cámara. La directora Jordan Scott contó con la valiosa ayuda de su padre, un veterano con más de 2.500 anuncios a sus espaldas. "Desempeñé un papel de consultor", explica Ridley Scott vía e-mail. "Ha sido una experiencia interesante desde el punto de vista personal y también desde el profesional. Tengo una excelente relación con Jordan y también la respeto como directora".

Junto a los Scott trabajaron también la fotógrafa Brigitte Lacombe, autora de las instantáneas de rodaje que ilustran estas líneas, y la coreógrafa granadina Blanca Li. Ella intervino en la escena del salón de baile en la que decenas de bailarines lucen modelos históricos de Prada. Y un pilar del proyecto: Berlín. La ciudad elegida por Jordan Scott como escenario de la adaptación al siglo XXI del poema antiguo sobre las contradicciones. "Berlín da esa idea de oposición", explica la directora. "Puede ser interesante, solemne y estéril, todo al mismo tiempo. Una mezcla de historia y futuro, con sus edificios viejos y nuevos. Es una ciudad única".

Postdamer Platz. Historia y vanguardia. Símbolo del nuevo Berlín. Piedra, hierro y cristal. Daria Werbowy sube por las escaleras mecánicas de la moderna boca de metro acristalada. Rodaron del 15 al 20 de noviembre de 2004 en diez localizaciones de la ciudad. Los pasillos del metro, la calle, los restos del muro, el salón de baile. La película dura cuatro minutos, y de ahí se extraerán versiones más cortas para los anuncios de televisión. La chica pasea mientras va leyendo un poema en un libro antiguo. La voz en off de la modelo recita Thunder, perfect mind sobre un fondo suave de jazz. "Soy la fuerza y soy el miedo, / soy guerra y paz". Al final, un plano corto del frasco devuelve al espectador al mundo de la cosmética.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 6 de marzo de 2005