Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno y los obispos deciden abrir una etapa de "diálogo fluido"

Fernández de la Vega y Fernando Sebastián afirman su voluntad de "respeto mutuo"

El Gobierno y la Conferencia Episcopal manifestaron ayer su voluntad de romper el hielo y superar los malentendidos entre ambas instituciones. La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, acompañada del ministro de Justicia, Juan Fernando López Aguilar, y el vicepresidente y el secretario de la Conferencia Episcopal, Fernando Sebastián y Juan Antonio Fernández Camino respectivamente, suscribieron un texto conjunto en el que mostraron su disposición a "dar continuidad a un diálogo fluido y abierto" así como "la voluntad de mantener una relación basada en el mutuo respeto y su disposición al buen entendimiento y acuerdo".

Tanto la representación del Gobierno como la de la Conferencia Episcopal consiguieron ayer su objetivo, tras un breve encuentro en La Moncloa, de una hora escasa de duración: normalizar las relaciones, limar asperezas y dar continuidad a los encuentros en la cumbre que ayer comenzaron oficialmente. Y lo expresaron en un comunicado conjunto.

El encuentro tiene relevancia en la medida que se produce pocas semanas después de una intervención del papa Juan Pablo II en el Vaticano, tras reunirse con obispos españoles, encabezados por el cardenal Rouco Varela, en la que criticó el "laicismo" del Gobierno que "ignora y cercena" la libertad religiosa. Tras la intervención papal, el Gobierno reaccionó con la convocatoria del nuncio (embajador) vaticano para protestar por dichas críticas.

La intervención papal fue el culmen de una seria de tensiones entre el Gobierno socialista y la Conferencia Episcopal, a cuenta de la enseñanza, la financiación y las leyes sociales del Ejecutivo como la legalización de los matrimonios de gays y homosexuales.

Con el objetivo de normalizar las relaciones, en la reunión de ayer los representantes del Gobierno y de la Conferencia Episcopal decidieron institucionalizar encuentros en la cumbre, hasta ahora inexistentes. En estos casi once meses de Gobierno socialista, los encuentros con la Conferencia Episcopal han tenido carácter sectorial. En estos meses, ha habido reuniones sectoriales de los ministros de Justicia, Juan Fernando López Aguilar; de Sanidad, Elena Salgado; de Trabajo y Seguridad Social, Jesús Caldera, y de Educación, María Jesús San Segundo, con sus respectivos homólogos en la Conferencia Epsicopal.

El comunicado conjunto, suscrito ayer, señala, en este sentido: "Los reunidos han hecho un repaso de los contactos que se han venido manteniendo, a lo largo de los últimos meses, entre distintos miembros del Gobierno y responsables de la Conferencia Episcopal. Dichos contactos han permitido abordar cuestiones de interés común y son el reflejo del deseo que existe por ambas partes de fomentar el diálogo constructivo".

A partir de ahora, la vicepresidenta primera del Gobierno, que ayer tuvo su primer encuentro con el vicepresidente de la Conferencia Episcopal, participará en contactos en la cumbre con la representación de la Iglesia española. "La reunión constituye la primera toma de contacto institucional entre la vicepresidenta primera del Gobierno y el vicepresidente de la Conferencia Episcopal y se enmarca dentro de las relaciones correctas y fluidas que deben existir entre el Gobierno y la Iglesia católica en España", dice el comunicado.

Esta nueva interlocución será muy relevante en los próximos meses, en que el Gobierno y la Conferencia Episcopal abordarán cuestiones importantes como la renovación de los acuerdos de la Santa Sede, de 1979, que se producirá en el otoño.

Hasta el momento, el único contacto en la cumbre que se ha celebrado entre el Gobierno y la Conferencia Episcopal fue el que protagonizaron, en secreto, el pasado verano en La Moncloa, el presidente del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, y el presidente de la Conferencia Episcopal, Antonio María Rouco Varela.

En aquella ocasión, Rodríguez Zapatero y Rouco Varela dieron un repaso a la situación, con la pretensión de distenderla. El presidente del Gobierno explicó al presidente de la Conferencia Episcopal sus planes legislativos -como la legalización de los matrimonios de gays y lesbianas- y le adelantó que no entraba, entre sus proyectos para la primera fase de la legislatura, la legalización del aborto. El presidente del Gobierno le precisó que esta cuestión necesitaba de un amplio debate social antes de llevarse a cabo, según fuentes gubernamentales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de marzo de 2005