Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Negri define 'la multitud' como una nueva clase global emergente

Desde hace 10 años, el filósofo italiano Antonio Negri y Michael Hardt, profesor de Literatura en la Universidad de Duke, trabajan juntos. Escribieron Imperio -considerado por muchos la biblia del movimiento alterglobalizador-, en el que trazaron una nueva forma de soberanía global, y ahora publican Multitud (Debate), una obra en la que tratan de entender la formación de una clase global emergente que ellos llaman "multitud". "Este libro añade elementos que le faltaban a Imperio y pone a prueba sus tesis. El primero era demasiado estático, institucional", explicó Negri en la presentación, junto a Hard, de Multitud en Madrid.

Los autores consideran que la clase obrera industrial ya no desempeña un papel hegemónico en la economía global, sino que existe un nuevo modelo dominante, "producción biopolítica", en el que los trabajadores no sólo producen bienes materiales en el sentido económico, sino que éstos atañen a todas las facetas de la vida cultural, social, económica y política. Así, no existen ya silenciosas masas oprimidas, sino un nuevo sujeto que forma una multitud espontánea capaz de forjar una alternativa democrática.

Para los autores de El trabajo de Dionisos, la democracia global emerge en este momento por primera vez, pero amenazada por las guerras de duración indefinida que asfixian la vida social y que planean su propio orden político. "En los años setenta, el movimiento en contra de la guerra de Vietnam en Estados Unidos se planteaba para reanudar la actividad política", señaló Hardt, " Mientras que hora la militancia no sólo tiene que luchar contra las guerras, sino que también debe insistir en la democracia y buscar políticas alternativas".

Multitud, según Negri, va dirigido a "la intelectualidad de masas": "A quienes son conscientes de la crisis de las instituciones, los sindicatos no pueden defenderles porque cada vez lo hacen de una parte de los trabajadores más restringida, y no les interesa la gestión del capitalismo". Y su propósito: "Persuadir al lector de que la democracia de la multitud no sólo es necesaria sino posible".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 25 de febrero de 2005