Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez cita a la amiga de Sampedro por facilitarle el cianuro

El fiscal solicitó la investigación tras las declaraciones en televisión de Maneiro

Santiago de Compostela

El juzgado de Instrucción número 2 de Ribeira (A Coruña) ha citado a declarar el 9 de febrero a Ramona Maneiro, la mujer que hace dos semanas confesó en televisión que ayudó a morir al tetrapléjico Ramón Sampedro, según fuentes jurídicas. La convocatoria judicial a Maneiro se produce después de que la fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Galicia ordenase la reapertura del caso por el fallecimiento de Sampedro, quien hace siete años bebió voluntariamente un vaso con cianuro tras una infructuosa batalla legal para reclamar su derecho a la eutanasia.

El sumario judicial se había cerrado en 2000, dos años después de la muerte de Ramón Sampedro, al no haberse reunido pruebas inculpatorias contra Ramona Maneiro, la única imputada. Aunque la mayoría de los juristas considera que las responsabilidades penales por el caso ya han prescrito, el fiscal Carlos Varela ha ordenado que se compruebe ese extremo de forma fehaciente. Al mismo tiempo, la fiscalía ha reclamado una nueva declaración de Ramona Maneiro para interrogarle sobre la posible participación de otras personas en la muerte del tetrapléjico.

Varios amigos de Sampedro aseguran que éste había urdido un plan para su muerte en el que colaboraron personas de su confianza y cuyo propósito era diluir las responsabilidades legales de cada una de ellas. Maneiro ha asegurado que sólo tiene "sospechas" sobre los demás colaboradores en la muerte de Sampedro y que en ningún caso señalará a nadie. La amiga del tetrapléjico que reclamó su deseo de que le ayudaran a morir llegó a ser detenida hace siete años, pero finalmente el juzgado de Ribeira no formuló cargos contra ella.

En solidaridad con Maneiro, la Asociación pro Derecho a Morir Dignamente entregó en el juzgado las firmas de 14.000 ciudadanos que se autoinculpaban de haber ayudado a Sampedro a quitarse la vida.

Ramona Maneiro ha manifestado que cuando conoció a Ramón Sampedro le pareció "sabio y sensible". El tetrapléjico le preguntó si podía contar con ella la segunda vez que se encontraron. "En el momento no supe qué decir", recordaba en una reciente entrevista. Pero se decidió en seguida. "Yo no soy de las que piensan mucho las cosas. Me lanzo a la vida, me gusta volar. Darle a Ramón lo que pedía era un acto de amor". Maneiro ha recordado que ella quería haber confesado su papel en el hecho, pero que le desaconsejaron que lo hiciera.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 27 de enero de 2005