Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA EUTANASIA CLANDESTINA

El fiscal pide reabrir el caso

La mayoría de los juristas considera que las posibles responsabilidades penales de Ramona Maneiro ya han prescrito, pero la fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Galicia (TSJG) se ha dirigido al juzgado de Ribeira (A Coruña) para instarle a que la llame a declarar. Ese juzgado archivó hace cinco años la causa en la que Maneiro era la única imputada. El fiscal jefe, Carlos Varela, quiere que se interrogue a Maneiro para preguntarle sobre la posible implicación de otras personas, según publicó ayer La Voz de Galicia. Mientras, se verificará si se han cumplido los plazos para la prescripción de los supuestos delitos.

Los próximos a Sampedro explican que Maneiro fue sólo el último eslabón de un plan en el que participaron más personas e ideado por el tetrapléjico para que las posibles responsabilidades penales quedasen diluidas. "Lo que más le preocupaba a él era que nadie fuese perseguido", explica Maneiro. "A mí me decía: '¿Estás segura? Piensa en tu hijo pequeño".

El plan de Sampedro, según sus allegados, había previsto que los que colaborasen en su muerte no supiesen unos de los otros. "Yo sólo tengo sospechas sobre quién pudo ayudar, pero nunca voy a señalar a nadie", garantizaba Maneiro antes de conocer la iniciativa de la fiscalía. Sostiene que desde hace tiempo necesitaba "liberarse" y contar lo sucedido. Dice que ni siquiera sabía que sus posibles responsabilidades estuvieran prescritas antes de hacer su confesión pública en televisión. Tanto ella como sus amigos y familiares juran que no ha cobrado nada por sus revelaciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 16 de enero de 2005