Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

China endurece la persecución del aborto selectivo de niñas

El Gobierno prohíbe las ecografías para detectar el sexo del feto

Las autoridades chinas han anunciado que ilegalizarán las pruebas ultrasónicas para detectar el sexo de un feto así como los abortos selectivos de niñas. La Política del Hijo Único penaliza tener un segundo bebé con el objeto de frenar el crecimiento demográfico de China. Las familias prefieren a los vástagos varones, por lo que es frecuente que aborten cuando saben que el feto es el de una niña. Esto provoca que nazcan 119 chicos por cada 100 chicas (en el resto del mundo la proporción es de 102 por cada cada 100).

Aunque el aborto selectivo en China está prohibido desde la pasada década, el responsable de la Comisión Nacional de Planificación Familiar, Zhang Weiqing, ha anunciado que "como nueva medida se va a revisar la Ley Criminal para hacer efectiva esta prohibición", informó ayer el rotativo oficial China Daily. En esta reforma se incluiría la detección del sexo del feto así como los abortos selectivos, a excepción de los que tuvieran un propósito médico legítimo.

Los expertos consultados por la agencia estatal Xinhua, han señalado que incluir el aborto selectivo y la detección de género en la Ley Criminal es la medida "más efectiva", aunque no han aclarado que tipo de penalización debería aplicarse. Ya el verano pasado el Gobierno lanzó una campaña para perseguir legalmente esta práctica.

La Política del Hijo Único -puesta en marcha a principios de los años 80 para frenar el crecimiento demográfico del país más poblado del mundo- penaliza como norma general y con multas considerables a las familias que tengan un segundo hijo. Aunque en algunas zonas rurales y de minorías étnicas se permite tener hasta dos vástagos, no parece que de momento China vaya a abandonar esta política de planificación familiar.

Prefieren un varón

Por este motivo, es frecuente que las familias chinas (que prefieren, por lo general, tener un descendiente varón) aborten cuando saben que el feto es el de una niña. Preferir un hijo más que una hija se debe a que saben que éste servirá de seguro durante la vejez, en un país en el que la falta de sistema de pensión convierte a los hijos en la única garantía de seguridad.

La práctica ilegal de aborto selectivo ha provocado que en China nazcan 119 niños por cada 100 niñas (la proporción habitual en el resto del mundo es de 102 chicos por cada 100 chicas). El Gobierno chino ha calificado de "urgente" equilibrar esta desproporción. El objetivo es alcanzarlo antes de 2010.

Esta desproporción de géneros se intensifica, además, por el hecho de que en zonas rurales pobres, las familias otorgan peores cuidados a los bebes niñas que a los niños. La tasa de muerte infantil es más alta entre ellas que entre ellos.

Aún así, los expertos han alertado que sería conveniente permitir a los padres tener más hijos con el objetivo de evitar el empobrecimiento de la población. A este ritmo en 2030 podría haber 400 millones de ancianos en Chica, es decir, un 26% de su población. Este país alcanzó ayer oficialmente la cifra de 1.300 millones de habitantes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 8 de enero de 2005