Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuba restablece contactos con ocho países de la UE

El Gobierno de Fidel Castro hizo ayer un nuevo gesto en favor de la normalización de las relaciones con la UE al restablecer los contactos oficiales con ocho embajadas europeas en La Habana, congeladas desde el verano de 2003 a raíz de la decisión de Bruselas de invitar a los disidentes cubanos a la celebración de sus fiestas nacionales. Las misiones diplomáticas que ahora recuperan la interlocución son las de Francia, Reino Unido, Alemania, Italia, Austria, Grecia, Portugal y Suecia. En noviembre, Cuba ya restableció los contactos con la Embajada española.

El ministro de Relaciones Exteriores, Felipe Pérez Roque, dijo ayer que la decisión cubana se debe a la reciente recomendación del Consejo de la Unión Europea para América Latina (COLAT) a los Gobiernos de los 25 de "renunciar" a invitar a sus fiestas nacionales a "los mercenarios pagados y dirigidos por el Gobierno de EE UU en nuestro país", y "además restablecer la promoción de los contactos culturales y de las visitas e intercambios de alto nivel entre la Unión Europea y Cuba".

Las polémicas invitaciones a los opositores, una de las medidas que adoptó la UE en mayo de 2003 en represalia al encarcelamiento de 75 disidentes en la isla, provocó las iras de La Habana, que en respuesta dejó sin interlocución oficial a todas las misiones diplomáticas que acataron la medida. Desde entonces, las relaciones entre Cuba y la UE han estado prácticamente congeladas hasta que, a iniciativa española, en Bruselas se aceptó revisar la política de sanciones hacia la isla.

En atención a los esfuerzos diplomáticos del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, en noviembre las autoridades cubanas restablecieron los contactos con la Embajada española, y días después liberaron a siete de los 75 disidentes encarcelados en 2003, entre ellos al periodista Raúl Rivero.

Suspensión de invitaciones

El pasado 14 de diciembre, el COLAT propuso a los 25 suspender hasta junio las invitaciones a los disidentes, pero no invitar tampoco a altos funcionarios del Gobierno cubano a las celebraciones de las fiestas nacionales. Asimismo, recomendó revocar las sanciones consistentes en dar un perfil bajo a los actos culturales en territorio cubano y en reducir al mínimo las visitas de altas autoridades europeas a la isla. Los Veinticinco deberán aprobar este mes las recomendaciones del COLAT, que pide a la UE seguir teniendo "contactos estructurados" con la oposición cubana, tanto en La Habana como en las instituciones europeas.

Ayer, diplomáticos europeos recibieron la decisión cubana como un "gesto más en la buena dirección", aunque pidieron el restablecimiento de los contactos oficiales con todas las representaciones europeas y la liberación de todos los opositores presos. En estos momentos, siguen congeladas las embajadas de Holanda, República Checa, Polonia y Eslovaquia, países que tienen las posiciones más duras hacia el régimen de Fidel Castro. La representación diplomática de la UE en La Habana también seguirá, de momento, sin interlocución oficial.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de enero de 2005