Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jürgen Boos, nuevo director de la Feria del Libro de Francfort

El Consejo de Vigilancia de la Asociación de Libreros Alemanes anunció ayer el nombramiento como nuevo director de la Feria del Libro de Francfort de Jürgen Boos, un ejecutivo de 43 años de la editorial científica Wiley-VCH, con sede en Weinheim, cerca de Heidelberg, al sur de Alemania.

La decisión del gremio supremo de los libreros sorprendió. Boos es casi un desconocido en el mundo cultural alemán y su perfil personal se orienta de forma clara hacia la gestión económica.

El nuevo director de la Feria de Francfort iniciará su trabajo a partir del 1 de abril. En principio está previsto que Boos comparta la tarea hasta fin de año con el saliente Volker Neumann, de 62 años. El mismo gremio rector de los libreros decidió, a mediados del pasado septiembre, tres semanas antes del inicio de la Feria, no renovar el contrato a Neumann. No está claro si Neumann aceptará compartir el cargo.

Las notas biográficas sobre el nuevo director de la mayor feria del libro del mundo no arrojan mucha luz sobre sus cualidades. Boos estudió administración de empresas y se especializó en el negocio editorial. Su trayectoria muestra una gran fluctuación y movilidad. Desde 1991, Boos cambió cuatro veces de empresa: Dromer, Carl Hanser, y Lange & Springer, hasta llegar en 1997 a su actual puesto como jefe de marketing de Wiley-VCH, empresa hija de John Wiley & Sons, una de las editoriales científicas mayores del mundo.

El presidente del Consejo de Vigilancia de los Libreros Alemanes, Joachim Treeck, declaró ayer: "Nos alegra haber logrado con Jürgen Boos un experto de prestigio en los libros y el marketing". La agencia alemana de prensa DPA interpreta el nombramiento como el intento de potenciar en Francfort la presencia del libro especializado, que se encontraba en retroceso a pesar del incremento logrado por el conjunto de la feria: 6.700 expositores de 111 países.

Altos precios

La feria tenía que afrontar la sustitución del todavía director Neumann, que había conseguido con su gestión sacar al evento de la crisis en que parecía haber entrado los últimos años, pero se ganó las iras de Francfort y pisó muchos callos con la amenaza de trasladar el evento a Múnich. Puso el dedo en la llaga al denunciar los altos precios de los alquileres de puestos de exposición en la Feria y los atracos que sufren los visitantes a manos de los hoteleros de la ciudad, que aprovechan para subir los precios por las nubes. Se considera como normal pagar hasta 500 euros por una noche y esto no está tipificado como delito de usura.

Según DPA, "la búsqueda de un sucesor para Neumann estaba considerada como difícil, dado que nombres prominentes del ramo editorial no habían aceptado el puesto. La tarea no es fácil: la Asociación de Libreros, a la que pertenecen tanto los editores como las librerías, está considerada como un gremio difícil por la divergencia de intereses. Que con Boos llegue alguien de segunda fila no tiene que resultar negativo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de enero de 2005