Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Planes y más planes

El interés político en desarrollar la sociedad de la información es evidente, aunque el resultado de ese interés es, por ahora, escaso. El Gobierno del Partido Popular se propuso paliar la situación a golpe de planes tecnológicos. El primero de ellos fue Info XXI, que presentó a bombo y platillo José María Aznar en 2001, y que incluía 300 acciones para mejorar el acceso a las tecnologías, la situación del español en la Red y la adaptación de la Administración. El plan preveía una inversión de 5.000 millones de euros, de los que 3.600 eran una mera suma de los presupuestos tecnológicos de los ministerios. Muchas de las actuaciones fueron un fracaso -como la pretendida formación de un millón de parados- y otras ni siquiera arrancaron.

El PP lo intentó de nuevo con España.es, que presentó en julio de 2003. Esta vez, se recogían seis ejes de actuación, y la Administración se comprometía a invertir 245 millones de euros al año. Pero también se reclamaban inversiones de las comunidades autónomas y del sector privado que nunca se negociaron. Aunque lo que provocó las mayores críticas del sector y la oposición fue que no incluyera un plan para gestionar esas actuaciones, medir sus efectos y encontrar la manera de converger con el resto de la UE.

En esa convergencia ha hecho especial hincapié el Ejecutivo actual. El Plan de Convergencia es precisamente una de las promesas electorales del PSOE. El ministro del ramo, José Montilla, prometió el mes pasado en el Senado ponerlo en marcha antes de 2006. "Nuestro objetivo", dice Ramón Palacio, director general de Red.es, "debe ser colocar España en el tercio de cabeza de los países de Europa". El Gobierno ya ha encargado a Red.es la definición técnica del plan, que girará en torno a la administración electrónica, la educación, las pyme, la reducción de la brecha digital y la identificación digital.

Pero este Gobierno también tiene ya sus propios patinazos: prometió que el referéndum europeo se votaría por vías electrónicas, y luego reconoció que no llegaría a tiempo. Y también ha reconocido que el DNI electrónico no llegará hasta finales de 2007 o principios de 2008.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 26 de diciembre de 2004