_
_
_
_

Rajoy acusa a los socialistas de entreguismo ante el 'plan Ibarretxe'

El líder del PP advierte de que "los nacionalistas siempre piden más"

El PP celebró ayer en Santiago su segundo acto de apoyo a la Constitución europea. Coincidió con la tramitación parlamentaria del plan Ibarretxe, por lo que los populares aprovecharon para girar sus argumentos en torno a la contradicción entre quienes buscan una Europa más amplia e integrada y quienes buscan "la separación de España y de la UE". Su líder, Mariano Rajoy, tildó a los socialistas de "miedicas y entreguistas" por intentar "frenar el 'plan Ibarretxe' con otro plan", cuando "está claro que los nacionalistas siempre piden más".

El PP anuncia que la campaña por el 'sí' a la Carta europea no estará exenta de críticas
Más información
El PSOE acoge con cautela la propuesta de nuevo Estatuto de los socialistas vascos

"No queremos más plan que el de seguir en este proceso de unidad europea", afirmó Mariano Rajoy tras leer el manifiesto en apoyo a la Constitución europea que acababa de aprobar el Comité Ejecutivo Nacional de su partido, reunido excepcionalmente en el Hostal de los Reyes Católicos de Santiago de Compostela para después participar en un acto de apoyo a la Constitución europea. Rajoy continuó: "Y lamentamos muy mucho que el PSOE renuncie a defender sus convicciones y, en una actitud miedica y entreguista, haga otro plan". Se preguntó para qué y se respondió: "Para que aquellos a los que no les sirve ningún plan les pidan cada día más y más".

Rajoy tildó de "gran drama" que el PSE-PSOE haya propuesto en los últimos días un plan de reforma del Estatuto vasco alternativo al plan Ibarretxe, pues "al día siguiente les aprueban otra cosa y al siguiente les seguirán pidiendo más". La propuesta socialista incluye denominar al País Vasco "comunidad nacional", lo que también defienden los socialistas para Cataluña.

El PP se opone. "Eso no es una necesidad sentida por nadie ni responde a nuestra historia", zanjó Rajoy, para matizar que el PP está "dispuesto a hablar de reformas sensatas que respondan a la lógica y el sentido común, pero no a hablar de reformas que sólo sirven para contentar a algunos que luego no se contentan nunca", es decir, según él, los nacionalistas.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Incluir el concepto de "comunidad nacional" para el País Vasco o Cataluña, además, "exigiría modificar el artículo 2 de la Constitución, que dice que España es una nación compuesta de nacionalidades y regiones". De paso, Rajoy pidió a la presidenta del Tribunal Constitucional, María Emilia Casas, que se abstenga de participar en este debate y le replicó que el PP no quiere "quitarle ni emoción ni sentimiento al concepto de nación".

El PP, subrayó Rajoy, "seguirá apostando por la Constitución y el Estatuto" de Gernika y no apoyará "ni propuestas sin sentido" como la comunidad nacional defendida por los socialistas vascos, "ni callejones sin salida" como el plan Ibarretxe.

El presidente de los populares comparó "el intento de separar de España y de la Unión Europea de un territorio con dos millones de habitantes" con el actual proyecto de ampliación de la UE, "donde quiere entrar también Turquía, un país con 80 millones de habitantes". Y defendió la Constitución europea como "la expresión de una Europa que resurge del derribo del Muro de Berlín y que ha decidido superar los conflictos causados por la II Guerra Mundial y la posterior división del continente".

En su reunión de Santiago, el PP aprobó una declaración a favor del voto afirmativo en el referéndum de la Constitución europea, que se celebrará el 20 de febrero. En ese manifiesto, los populares afirman que "el 'sí' es la única garantía de que el proceso de construcción europea continúe fiel a valores como la dignidad humana, la libertad, la democracia, la igualdad y el Estado de derecho".

En ese acto de apoyo a la Constitución europea intervinieron también Jaime Mayor, como portavoz del PP en el Parlamento Europeo, y Manuel Fraga, en su calidad de anfitrión, pues es el presidente de la Xunta de Galicia. Mayor enfatizó que los nacionalistas se oponen a la Constitución europea y que sólo ése es un motivo suficiente para pedir el voto afirmativo en el referéndum del 20 de febrero. Fraga, además, reclamó que la participación en el referéndum sea mayor que en junio pasado. "Es lamentable la falta de participación en las últimas elecciones europeas", aseguró Fraga para, en tono de mitin, pedir: "Buscad todos los votos posibles para decirle 'sí' a Europa y 'sí' a España, frente a los nacionalistas que quieren el 'no', que éstas son elecciones importantísimas".

Mayor y Rajoy advirtieron de que la campaña que hará el PP de respaldo a la Constitución europea no estará exenta de críticas al Gobierno socialista. La declaración aprobada por los populares abunda en este mismo aviso: "Apoyar la Constitución europea no significa que el PP renuncie a exigir del Gobierno español que defienda lo mejor posible nuestros intereses nacionales".

En este sentido, el PP repartió un amplio folleto explicativo del impacto de la ampliación en las posibilidades de España de recibir las ayudas de los fondos europeos. Concluye que la propuesta de reparto de esos fondos que ha hecho la Comisión Europea "supondría un coste de 450 euros anuales" a cada uno de los hogares españoles. Y pide al Gobierno que reclame "un periodo de transición" para que la pérdida sea menor y más amortiguada en el tiempo.

De izquierda a derecha, Ángel Acebes, Jaime Mayor, Mariano Rajoy y Eduardo Zaplana.
De izquierda a derecha, Ángel Acebes, Jaime Mayor, Mariano Rajoy y Eduardo Zaplana.EFE

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_