Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Acusaciones de negligencia contra la ex delegada del Gobierno en Asturias

El presidente de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), Fernando Carrillo, aseguró ayer en Oviedo que, meses antes del 11-M, este colectivo informó de graves carencias en el control de explosivos en Asturias a la entonces delegada del Gobierno en Asturias, Mercedes Fernández, del PP, y al máximo responsable en aquellas fechas de la Guardia Civil en el Principado, el hoy general Pedro Laguna. A juicio de AUGC, ambos incurrieron en "negligencia profesional" porque no adoptaron ninguna medida.

Según Carrillo, miembros de la AUGC abordaron el 12 de octubre de 2003 a la delegada del Gobierno y le anunciaron que disponían de un informe que desvelaba importantes deficiencias en el control de los explosivos. Los agentes le solicitaron una entrevista para darle el documento pero Fernández jamás les citó porque tenía "muy apretada su agenda". La AUGC le hizo llegar ese informe, tres meses después, a Laguna.

Carrillo descarta la "tesis de la conspiración" entre delincuentes y fuerzas de seguridad en la trama asturiana de los explosivos. "La Guardia Civil y la policía investigaron a las mismas personas", antes del 11-M, "unos por un motivo y otros por otro. Los datos no se cruzaron porque no hay coordinación entre ambos cuerpos", explicó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 11 de diciembre de 2004