CiU se suma al veto en el Senado contra los Presupuestos

Los nacionalistas catalanes de Convergència i Unió (CiU) presentaron ayer una enmienda de veto en el Senado contra los Presupuestos Generales de 2005. CiU se sumó a los otros tres partidos que han tomado una iniciativa idéntica por lo que, si prospera alguna de esas enmiendas, el proyecto de cuentas públicas retornará al Congreso, donde el Gobierno necesita mayoría absoluta para levantar el veto.

Cuatro partidos registraron ayer en el Senado otras tantas enmiendas de veto a las cuentas del Estado para 2005. Fueron las del Partido Popular, Partido Nacionalista Vasco, CiU y Bloque Nacionalista Galego (cuyo único senador está en el Grupo Mixto), que suman 140 senadores, 10 votos más de los necesarios para que triunfe el veto.

Las enmiendas se discutirán en comisión el 9 y 10 de diciembre y de menor a mayor, por lo que la primera en votarse será la de los nacionalistas gallegos.

El PP, por boca de su portavoz Pío García Escudero, manifestó ayer que su formación está dispuesta a respaldar el veto de cualquier otro grupo. Pero aun sumando sus 126 votos al del BNG, necesita de los nacionalistas vascos (siete senadores) o catalanes (seis). Si sacan adelante el veto, debería ser ratificado en pleno el 13. Si ese día los resultaron fueran los mismos, el Gobierno se vería obligado por primera vez en democracia a retornar los Presupuestos al Congreso.

En la Cámara baja el Gobierno necesita la mayoría absoluta (176 diputados) para levantar el veto, lo que le sirvió ayer al portavoz de CiU, Josep Antoni Duran Lleida, para advertir a los socialistas de que "controlen" la asistencia de sus diputados para que no pierdan la votación, como sucedió con la ley de renovación del Poder Judicial.

"El peor castigo"

Pero el PP no espera a que se complete todo este trámite y ayer García Escudero opinó que el Ejecutivo debería retirar su proyecto de Presupuestos si triunfa el veto en el Senado porque "será el peor castigo que sufre un Gobierno en democracia. Moralmente esta obligado a retirarlos". El PSOE quita hierro al asunto y por boca del diputado Diego López Garrido aseguró que el Gobierno dispone de los votos suficientes para sacar adelante las cuentas públicas. "Los vetos no suponen ni un problema ni una tragedia", afirmó. En cualquier caso, el PSOE agotará las negociaciones para intentar frenar las enmiendas.

Desde CiU, Duran se mostró pesimista sobre el resultado de las conversaciones con el PSOE porque las mantenidas anteriormente han dado pocos frutos. Los nacionalistas exigen para retirar el veto un incremento del 5% de las pensiones no contributivas y el aumento de los módulos aplicables a las escuelas concertadas; el derecho de los autónomos al subsidio de paro y medidas para compensar el alza de los carburantes, pero sobre todo un compromiso para construir el cuarto cinturón de Barcelona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 29 de noviembre de 2004.

Archivado En:

Te puede interesar

Curso de inglés online

Lo más visto en...

Top 50