Frattini se desmarca de Berlusconi para superar su examen como comisario europeo

El sustituto de Buttiglione se compromete a no discriminar a nadie por razones sexuales

Franco Frattini (Roma, 1957) es ministro de Exteriores de Silvio Berlusconi y lo fue de Administración Pública, pertenece a la dirección de Forza Italia y redactó la legislación que permitió a su jefe político compatibilizar sus negocios privados y la jefatura del Gobierno. Ayer, Frattini, aspirante a comisario de Justicia y vicepresidente del Ejecutivo comunitario en sustitución de su polémico compañero Rocco Buttiglione, se desmarcó de Berlusconi para superar el examen al que le sometió la Comisión de Libertades. O bien defendió tesis contrarias a las de su Gobierno.

Con Frattini se inició ayer el segundo intento para que el Parlamento Europeo apoye el equipo de comisarios del portugués José Manuel Durão Barroso, que el 27 de octubre desistió someterlo a votación por miedo a perderla. El italiano estuvo a la defensiva. "En estos momentos no puedo ser comentarista de las leyes de ningún Estado miembro", respondió a la italiana Fietlinder Gruber, del Olivo, cuando le recordó su papel de jurista a favor de Berlusconi. "La Comisión no tiene que defender un sistema determinado de un país", dijo al danés Ole Krarup, quien le recordó que en su país se denomina Ley Frattini a la norma que permite a Berlusconi controlar la televisión pública y privada. "Como he tratado de explicar, tendré que defender los intereses de Europa y no los de un país concreto", insistió. "Siempre trabajaré para que se respete el principio de la libertad de expresión".

Pero después fue más lejos, ya que en otros casos respondió con argumentos opuestos a las prácticas del Gobierno al que aún pertenece. Al recordarle la socialista francesa Martine Roure que el Gobierno italiano aún no ha trasladado a su legislación la orden europea de detención y entrega (debía haberlo hecho antes del 1 de enero), Frattini respondió como si él fuera de otro país: "Respetaré los compromisos adquiridos para que todos la apliquen". En la misma tesis insistió Rosa Díez: "Su Gobierno se ha caracterizado por poner trabas, por mucho que ahora usted se empeñe en que no es italiano". Respuesta: "Me he comprometido a ejercer las máximas presiones para que todos los Estados, incluidos los que están más atrasados, respeten el calendario". Similar comentario cuando se le recordó que hay un tufo de corrupción en la Administración italiana: "Hay que luchar de forma contundente contra la peor lacra de desviación del servicio público".

Hábil y preparado, Frattini no cayó en las trampas tendidas por quienes buscaron similitudes con Buttiglione, desbancado por sus comentarios machistas y homófonos. "La distinción entre Estado e Iglesia es un principio de las democracias", dijo a la socialista polaca Magda Kosane Kovacs. "He actuado de forma que nadie sea discriminado, tampoco por su sexo o tendencias", contestó a la liberal holandesa Sophia In't Veld.

En su comparencia de tres horas, Frattini dibujó sus prioridades: firme partidario de que desaparezca el derecho al veto en la política europea sobre inmigración; "entusiasta defensor" de la Constitución europea; preocupado por buscar el "equilibrio entre seguridad y libertad" en la lucha contra el terrorismo; partidario de la integración de los inmigrantes ("la intolerancia y violencia de los extremismos no puede combatirse con la misma intolerancia"), pero sin descartar la creación de campos de acogida en terceros países para peticionarios de asilo, y especialmente preocupado por las víctimas del terrorismo, algo que satisfizo a Jaime Mayor Oreja.

La Comisión de Libertades redactará hoy su opinión sobre la idoneidad de Frattini y todo parece indicar que no tendrá problemas. Hoy será examinado de nuevo por la Comisión de Asuntos Jurídicos. El letón Andris Piebalgs también pasó ayer sin dificultades su prueba para la cartera de Energía y hoy será examinado el socialista húngaro Lazslo Kovacs, designado para Fiscalidad tras ser apartado de Energía.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete
Frattini, en su comparecencia ante la Comisión de Libertades de la Eurocámara, ayer en Estrasburgo.
Frattini, en su comparecencia ante la Comisión de Libertades de la Eurocámara, ayer en Estrasburgo.REUTERS

Sobre la firma

Carlos Yárnoz

Es Defensor del Lector, llegó a EL PAÍS en 1983 y ha sido jefe de Política, subdirector o corresponsal en Bruselas y París. El periodismo y Europa son sus prioridades. Como es periodista, siempre ha defendido a los lectores. Ahora, oficialmente.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS