LA INVESTIGACIÓN DEL 11-M

El coordinador antiterrorista de la UE dice que no hay datos que liguen a ETA con el 11-M

De Vries afirma que la matanza de Madrid costó 10.000 dólares, frente a los 500.000 del 11-S

El llamado zar antiterrorista de la UE, el holandés Gijs de Vries, afirmó ayer que no tiene "ninguna información" sobre la posible existencia de una conexión entre el terrorismo islamista y ETA que defiende el PP. "Sus investigaciones aportarán más luz", dijo, "pero yo carezco de esa información". "Lo importante en este tema no es la especulación, sino que lo son las pruebas, y todavía no disponemos de esos elementos", afirmó en referencia a dicho nexo. De Vries apuntó que los ataques del 11-M costaron aproximadamente 10.000 dólares (menos de 8.000 euros), frente a los 500.000 del 11-S.

Más información
Destituido el jefe de la Guardia Civil de Gijón por no enviar al juez una cinta
Condenado a seis años de internamiento el menor que transportó parte de los explosivos el 11-M

Gijs de Vries, cuyo título oficial es coordinador europeo de la lucha contra el terrorismo, ofreció una panorámica global de los esfuerzos de la UE para combatir el terrorismo global, cuya amenaza, dijo, "es grave, no hay que subestimarla" y, además, "no desaparecerá a largo plazo". A su juicio, esta lucha pasa por cuatro ejes: intercambio de información, control de flujos económicos para actividades ilegales, la protección de infraestructuras y las relaciones exteriores.

El zar subrayó que el terrorismo ataca la "esencia de las sociedades libres", que deben protegerse de dichas agresiones, pero sin perder su propia esencia. "Los terroristas quieren que tomemos parte en una guerra de civilizaciones y desmantelemos el sistema de libertades que son la esencia de Europa, pero contra el terrorismo hay que luchar de forma compatible con el respeto a los derechos humanos", dijo. A su juicio, "no existe un choque de civilizaciones".

Centro único estatal

De Vries insistió en que la lucha contra el terrorismo no debe afrontarse "de forma local" y abogó por que los Estados miembros lleven adelante la propuesta de la Comisión Europea de crear en cada Estado de la Unión un órgano central antiterrorista, como el Centro Nacional de Coordinación Antiterrorista recientemente creado en España. El papel de dicho centro único sería el de recabar, transmitir y recibir la información y las identidades de las personas procesadas o condenadas por terrorismo y facilitar su intercambio entre los países de la UE.

Los grupos parlamentarios insistieron en preguntar a De Vries, nombrado por Javier Solana, alto representante para la Política Exterior y de Seguridad, semanas antes del 11-M, sobre si disponía de alguna información sobre la existencia de una posible conexión entre ETA y el terrorismo islamista. "No tengo ninguna información sobre vínculos entre ETA y terroristas islámicos por lo que a estos atentados se refiere", contestó a Jordi Jané (CiU). "No tengo ningún dato concreto sobre el vínculo que usted ha mencionado", replicó a Vicente Martínez Pujalte. (PP). "La respuesta es no, no hay relación entre los 13 grupos islamistas incluidos en el documento de la UE para congelar sus fondos y ETA", remachó a preguntas del socialista Antonio Hernando.

De Vries puso de manifiesto la conexión cada vez más palpable entre el terrorismo y la pequeña delincuencia, como ha ocurrido en el 11-M. "Es esencial conocer las conexiones entre la pequeña delincuencia, de los pequeños delincuentes dedicados al narcotráfico, el robo de tarjetas o teléfonos móviles con el terrorismo". Y lo es mucho más a la vista de que las cantidades de dinero necesarias para llevar a cabo atentados, "incluso los de cierta envergadura, no son muy altas". Fue entonces cuando dijo que el 11-M había costado sólo 10.000 dólares.

El coordinador antiterrorista subrayó que la guerra de Irak ha tenido influencia en la campaña terrorista, sobre todo "porque ha sido usada por los radicales como propaganda para azuzar el descontento entre las comunidades musulmanas, y eso no ha sido positivo". A su juicio, tal y como están las cosas en dicho país, es necesario "mirar hacia adelante y que Irak se consolide como un país democrático y estable".

De Vries insistió en que Europa, como sociedad abierta, es vulnerable al terrorismo, que, manifestó, no es único sino múltiple. Por ello subrayó que para combatir eficazmente esta forma de violencia "es importante ver las circunstancias y manifestaciones concretas del terrorismo. No se pueden dar pautas generales a fenómenos que son multifacéticos", añadió.

Gijs de Vries (izquierda) y Paulino Rivero, presidente de la comisión del 11-M, en el Congreso.
Gijs de Vries (izquierda) y Paulino Rivero, presidente de la comisión del 11-M, en el Congreso.BERNARDO PÉREZ

Sobre la firma

Jorge A. Rodríguez

Es redactor jefe de Última Hora y de la portada web, y profesor de la Escuela de Periodismo UAM-EL PAÍS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS