_
_
_
_
SANIDAD | LOS PRESUPUESTOS DE LA GENERALITAT

La oposición califica de "timo" unas cuentas que Rambla cree las "más importantes de la historia"

Los que para el consejero de Sanidad, Vicente Rambla, son "los presupuestos más importantes de la historia" de la Comunidad Valenciana en sanidad no son más que "un timo, poco sociales, falsos y privatizadores" para la portavoz socialista Encarna Llinares. En un sentido similar se expresó Alfred Botella, de EU, para quien las cuentas "no son creíbles". Rambla destacó para el próximo año la puesta en marcha de la Agencia Valenciana para la Salud, que gestionará el personal y los centros, la nueva financiación por habitantes asignados y la implantación del Plan de Garantía de no demora.

Más información
De Miguel prevé más plazas para mayores y para enfermos mentales
Martínez reconoce que el sector atraviesa una "difícil" situación
Blasco se compromete a construir 12.000 viviendas de protección oficial

Vicente Rambla se agarró a los grandes números para defender sus presupuestos: 4.163,9 millones de euros, un crecimiento del 12,14% respecto a los del año pasado y un incremento de 2,5 puntos superior al crecimiento total de las cuentas globales de la Generalitat, que en un 39,46% se destinan a sanidad. Todos ellos conforman estas cuentas como las "más importantes de la historia" desde la transferencia de las competencias sanitarias en 1988, según el consejero.

Frente a estas cifras, el primer argumento de la diputada socialista Encarna Llinares fue tumbar los números expuestos por Rambla. Llinares partió del presupuesto definitivo de este año, que suma 3.713 millones. A ellos sumó el déficit sanitario estimado en el Plan de Saneamiento presentado recientemente por el presidente del Consell, Francisco Camps, que asciende a 596 millones. La suma de ambas cifras es de 4.309 euros, "por lo que existe de entrada un déficit de 145 millones" respecto a los 4.163 presupuestados.

Además de los números, Rambla repasó sus intenciones para el próximo año: carrera profesional, II Plan de Humanización -"dónde están los resultados del primero", preguntó Alfred Botella-, la puesta en marcha de la Agencia Valenciana para la Salud o la financiación por habitantes de los centros sanitarios y la facturación cruzada entre hospitales y centros de salud. El consejero justificó que el programa de prestaciones externas -conciertos- crecerá un 30% hasta los 237,9 millones de euros para, entre otras medidas, la puesta del Programa de No Demora, una especie de extensión del Plan de Choque y el incremento del 23% de gastos de funcionamiento por el aumento de puesta en marcha de centros. También remitió al 2005 para impulsar la "definitiva integración de la atención primaria y la especializada, tanto a nivel económico-financiero como organizativo".

La portavoz socialista, calificó los presupuestos de "poco sociales, falsos, sin credibilidad y privatizadores" ya que desvelan "el incumplimiento de las promesas electorales" y demuestran que para el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, la sanidad pública "no es una prioridad". Además, criticó el "aumento escandaloso" del presupuesto destinado a prestaciones externas y lamentó que cada año aparece prevista en las cuentas la construcción de "los mismos centros", al tiempo que denunció "las condiciones lamentables" de los hospitales. Alfred Botella señaló que los presupuestos "no responden a las necesidades sanitarias del País Valenciano" que "marcha hacia una situación de mayor déficit sanitario y peor sanidad pública". Criticó que todos los años "hay planes que siempre son los mismos" porque en la práctica "no se cumplen".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_