Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Izquierda Verde exige quitar 150 millones del AVE y destinarlos al ferrocarril convencional

Los ecosocialistas piden un replanteamiento de la inversión en vivienda y defensa

El Gobierno ya tiene asegurado el apoyo a los Presupuestos. Los votos del PSOE, ERC, Izquierda Verde (IV) y Coalición Canaria servirán, previsiblemente, para rechazar las cinco enmiendas a la totalidad de PP, CiU, PNV, BNG y EA que se votarán hoy. Pero la negociación con los socios de ERC e IV no está cerrada. La apuesta por reforzar el tren convencional y los de cercanías frente a la construcción de nuevas vías del AVE, y la inversión en vivienda -la mitad dirigida a pagar una parte de los pisos de los jóvenes- constituyen los principales puntos en discusión.

La pasada semana, unos minutos después de intentar retirar una enmienda a la totalidad que había presentado, Joan Puigcercós, presidente del grupo de ERC, sostuvo que en la negociación con los socialistas habían logrado aumentar en 100 millones el presupuesto para el tren convencional, 40 de ellos destinados a los cercanías de Barcelona. Minutos después, Alfredo Pérez Rubalcaba, portavoz del PSOE, desmentía esas cifras y señalaba que "están por negociar". Esta disfunción es habitual en las negociaciones entre los dos grupos.

- Ferrocarril ecológico. Ahora es Izquierda Verde quien negocia con el Gobierno el asunto de los ferrocarriles, de claro contenido ecológico. En la enmienda que le han presentado a los socialistas Izquierda Verde pide desplazar 150 millones destinados a proyectos de nuevas vías de AVE (no las que están ya en construcción, como el Madrid-Barcelona) para mejorar e impulsar el ferrocarril convencional. El argumento de este grupo es sencillo: en vez de prometer el AVE sólo por motivos políticos incluso para ciudades tan pequeñas que no lo necesitan, como hizo el PP, un Gobierno de izquierdas, dicen, debería apostar por el ferrocarril tradicional también para transportar mercancías. Es la única manera de lograr reducir el tráfico de camiones y coches privados en las carreteras. Hay decenas de tramos inconexos de AVE, dicen en IV, que se están construyendo o proyectando sólo para dar satisfacción a las ansias de algunos alcaldes.

- No sólo para Cataluña. ERC dijo haber logrado 40 millones para los cercanías de Barcelona. En Fomento dicen ahora que sólo están previstos 28, y otros 12 para mejorar la red convencional en toda España. Ahora Izquierda Verde quiere negociar mejoras en los cercanías de toda España, no sólo de Cataluña. La enmienda que tienen preparada, y que en estos días negocian con los socialistas, desgrana algunos proyectos que para ellos son prioritarios: además del cinturón ferroviario de Barcelona, está la variante de Pajares (Asturias), la de Camarillas (Murcia), la mejora del Alcoy-Xátiva y del Sagunto-Teruel; el Euromed entre Murcia y Almería, el Corredor de la Ruta de la Plata y la conexión de velocidad alta en Navarra, además del estudio de Baza-Almendricos y el Palma de Mallorca-Universidad, y dotaciones para algunos tramos del Lleida-Manresa, además de 50 millones para los cercanías de Cataluña.

- Vivienda. Es otro de los escollos principales en la negociación con Izquierda Verde. Este grupo pide una reorientación completa. Para empezar, pide un aumento de 100 millones en el presupuesto de este ministerio. Pero, sobre todo, quiere eliminar los 150 millones destinados a la ayuda estatal directa para la entrada a los menores de 30 años y los 100 millones gastados en beneficios fiscales. Con esos 350 millones, el ministerio podría, dice Izquierda Verde, apoyar a las comunidades y ayuntamientos, que son las que tienen la competencia, para que construyan pisos de protección oficial o rehabiliten los que están abandonados. El argumento es que la ayuda directa (un 5% del valor de la casa a los menores de 30 años) se lleva casi la mitad del presupuesto de Vivienda. Es una política instaurada por el PP el año pasado y que, según Izquierda Verde, no reduce el precio de la vivienda porque va directamente al bolsillo de los promotores. Los socialistas, de momento, no parecen dispuestos a cambiar esta orientación.

- Defensa crece demasiado. Varios grupos han planteado quejas por el crecimiento del presupuesto de Defensa, un 4,2%, muy por encima de los de Vivienda, Agricultura, Medio Ambiente, Justicia, Educación y Trabajo. Su reducción es una reclamación de Izquierda Verde, que está especialmente preocupada por el hecho de que el PSOE, igual que hizo el PP, haya incluido la inversión militar en el presupuesto de I+D. Izquierda Verde propone congelar el presupuesto de Defensa y reutilizar los 200 millones que sobrarían de la siguiente manera: 100 en Justicia, para nuevos juzgados; 100 en Interior (50 para un plan integral de barriadas marginales y otros 50 para Instituciones Penitenciarias). IV se plantea incluso votar en contra de esta partida si no hay acuerdo.

- Iglesia. Izquierda Verde exige que no se le pague nada a la Iglesia fuera del 0,5239% del IRPF que destinan los ciudadanos católicos. Incluso dentro del PSOE, el diputado Álvaro Cuesta propone una enmienda similar, que está en discusión estos días dentro del Grupo Socialista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 27 de octubre de 2004