Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las mujeres sin techo y con hijos aumentan el 20% en Barcelona

De las 3.477 personas atendidas en 2003, el 25% eran mujeres

El perfil de la persona que se queda en la calle sin un domicilio en Barcelona es cada vez más el de una mujer joven. Según las cifras del consistorio correspondientes a 2003, de las 3.477 personas atendidas, el 24,30% eran mujeres, la mayoría con hijos a su cargo. Por edades, el 45% de los atendidos-que han dormido en albergues o pensiones, o han utilizado otros servicios básicos- tenían entre 26 y 44 años.

Aproximadamente un tercio de las personas que pasan por los comedores municipales y de otras entidades colaboradoras -que el año pasado distribuyeron 330.000 comidas- son inmigrantes, y una proporción semejante se da en el uso de albergues, según explicó ayer Ricard Gomà, concejal de Bienestar Social del Ayuntamiento. De acuerdo con un informe municipal presentado ayer, la edad media de los sin techo es de 42,59 años. Hay más varones, el 75,70%; pero si se trata de familias, la edad se sitúa por debajo de los 40 años y las forman sobre todo mujeres con hijos a su cargo. Precisamente por esa circunstancia, el consistorio ha decidido crear una red de viviendas de inclusión en las que las personas recibirán apoyo social. "De momento serán una decena dentro de un plan piloto, pero con la intención de que más adelante cada distrito tenga pisos para alojar a familias en situación de pobreza o exclusión social", puntualizó Gomà.

No hay un perfil único de las personas sin techo, pero sí circunstancias comunes: problemas laborales y desestructuración familiar. Éste es el cuadro que presentan las madres con hijos a su cargo. También hay un grupo de unas 200 personas sin techo con problemas de adicción a alguna droga o al alcohol.

En 2003, un total de 462 personas se alojaron en plazas de pensiones y hoteles de los servicios sociales, en las que se registraron 31.000 pernoctaciones. Esas plazas están distribuidas por toda la ciudad. Los servicios de duchas y ropero atendieron a 3.324 personas. En cuanto a los albergues y centros municipales, entre todos ellos sumaron 56.000 pernoctaciones. Dos de los centros están en Ciutat Vella y uno en Sant Martí, y en la Meridiana se encuentra el servicio de acogida de invierno.

Barcelona dispone de unas 350 plazas de noche entre centros propios y concertados, alrededor de 80 camas contratadas en pensiones y unas 70 plazas en el centro de la Meridiana. Las necesidades de la ciudad se sitúan, según el área de Bienestar Social, en unas 200 plazas más, destinadas especialmente a personas en avanzado estado de exclusión que rechazan entrar en los programas de los servicios sociales.

Dentro del Plan Municipal para la Inclusión Social 2005-2010, se prevé la creación de dos nuevos centros de acogida para personas sin techo. Se trata de un centro de día y otro integral nocturno para indigentes que no quieren entrar en ninguno de los mencionados programas sociales.

Lo que no explicó el edil fue el marco financiero del citado plan, alegando que se están preparando los presupuestos. El portavoz del gobierno municipal, Ferran Mascarell, puntualizó que a los servicios a las personas corresponde una de las partidas más elevadas del plan financiero de este mandato. Pero la falta de concreción fue inmediatamente criticada por Alberto Fernández Díaz, presidente del grupo municipal del Partido Popular en el consistorio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de octubre de 2004