Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bernardo Bonezzi compone un disco inspirado en Bergman

Vuelve a la música con un álbum instrumental, 'La hora del lobo'

Groenlandia apenas suena ya en la radio, pero Bernardo Bonezzi, su autor, no ha parado de trabajar en los últimos 20 años. En ese tiempo ha compuesto más de 40 bandas sonoras y series de televisión. "Necesitaba expresarme sin ataduras con un disco propio. Estaba cansado de las servidumbres que impone la imagen, los productores y los realizadores, contó el compositor, que reaparece con un disco instrumental, La hora del lobo, un guiño a Ingmar Bergman y a una de sus películas favoritas, en la que se refleja la angustia del creador y el peso de los demonios del pasado, dos temas con los que se siente totalmente identificado.

Bonezzi se encerró cinco meses para trabajar con disciplina espartana. "Al principio pensaba meter canciones, pero a medida que avanzaba comprobé que no había sitio para las voces", cuenta el músico, totalmente satisfecho del resultado de su trabajo en solitario: "He dejado que las cosas salieran sin cortarme y estoy contento del resultado. Es lo que más se parece a la música que oía en mi cabeza. La hora del lobo no es un disco de primera escucha, creo que tiene muchos níveles de audición". Los 10 cortes del álbum se presentan con una portada diseñada por Juan Gatti.

El compositor recibe tranquilo a la prensa en una sala de un céntrico hotel. Rodeado de flores, su guitarra y un paquete de tabaco mentolado, el músico recuerda que era menor de edad cuando cantaba aquello de Groenlandia con los Zombies, convertido ahora en un clásico del pop español. El grupo prácticamente inauguró la madrileña sala Sol, en 1979, pero no quiere ni oír hablar de una vuelta a los años ochenta ni de la reedición de que son objeto muchos de los discos que triunfaron en esos años. "Se trata de una moda pasajera, similar al retorno de los pantalones de pata de elefante o la psicodelia", dice. Sin embargo, sí le gustaría conseguir las 24 pistas originales de Zombies y hacer una remezcla más actual con toda la tecnología de que se dispone ahora.

Cuando los grupos que despuntaban en los ochenta empezaban a desintegrarse, a Bonezzi el pop se le quedó pequeño. "Quería hacer cosas distintas, pasar de los tres minutos de una canción a utilizar orquestas de cuerda y sintetizadores". Así empezó a componer bandas sonoras para las películas de Pedro Almodóvar y firmó la música de sus películas hasta Mujeres al borde de un ataque de nervios, con la que se terminó la colaboración: "La disparidad de criterios era total; si yo apuntaba que sonara Cole Porter, él se decantaba por Chavela Vargas".

Musicalmente le sigue fascinando David Bowie, al que volvió a ver el pasado verano en Londres, pero del cine lo que más le llama la atención ahora son las películas del "cine independiente y bajo presupuesto". Sobre su mesa de trabajo reposan algunos guiones "infumables" que no le animan a componer para el cine. No soporta tampoco la tendencia de ciertos realizadores españoles a copiar las comedias de adolescentes tan de moda en el cine nortemamericano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de octubre de 2004