Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La izquierda rechaza a Buttiglione como comisario europeo de Justicia

Borrell: "No me gustaría tener en España un ministro con sus tesis"

Las espadas están en alto en el Parlamento Europeo. Socialistas, liberales, Verdes e Izquierda Unitaria están en contra del nombramiento como comisario de Justicia, Libertad y Seguridad de Rocco Buttiglione, que considera pecado la homosexualidad y aboga por el matrimonio tradicional. El presidente José Borrell elevó la temperatura declarando que a él no le gustaría un ministro de Justicia que compartiera las tesis de Buttiglione.

El grupo mayoritario en la Eurocámara, el Partido Popular Europeo (PPE), con el apoyo de los partidos de derecha, amenaza por su parte con rechazar a candidatos socialistas.

El paso del democristiano italiano Rocco Buttiglione por la Eurocámara ha sembrado el conflicto. En su primera comparecencia, ante la Comisión de Libertades, se mostró moralmente contrario a la homosexualidad y definió el matrimonio como la institución que permite a la mujer tener hijos bajo la protección del marido. En su segunda comparecencia en la Comisión Jurídica insistió en que sus opiniones morales no influirán en sus decisiones políticas y aseguró que los homosexuales deberían tener "los mismos derechos que los demás, ni más ni menos".

Pero tales precisiones no convencen a la izquierda, que ha provocado un empate técnico sobre la idoneidad de Buttiglione para ocupar un puesto tan sensible. "Está más que preparado en temas de Justicia e Interior, pero sus opiniones nos parecen peligrosas porque suponen que nunca tendrá iniciativas a favor de la no discriminación y de principios básicos de la Unión", dice la copresidenta de Los Verdes Monica Frassoni.

Pero, además, el Partido Socialista Europeo (PSE, 200 escaños) emitió ayer un comunicado en el que rechaza a la futura Comisión de José Manuel Durão Barroso en su conjunto por excesivamente liberal y apenas preocupada por la dimensión social europea. A la izquierda le parecen especialmente preocupantes, además de Buttiglione, los nombramientos de la empresaria holandesa Neelie Kroes para Competencia, y de la conservadora danesa Mariann Fischer Boel para Agricultura. "Si los socialistas toman actitudes de castigo, nosotros reaccionaríamos también", responde el popular Gerardo Galeote.

Críticas de Borrell

En este contexto, las declaraciones de José Borrell a la emisora francesa Europe 1 en contra de Buttiglione fueron recibidas por la derecha como una declaración de guerra. "Confieso que no me gustaría tener en España un ministro de Justicia que defendiera sus tesis... Francamente, no me parece que en este momento se le pueda tener como responsable de Justicia, precisamente de Justicia... En fin, si se ocupara de las remolachas no sería tan grave", dijo Borrell.

"Se ha extralimitado en sus funciones", le ha respondido el presidente de la Comisión Jurídica, el popular Giuseppe Gargani. "Borrell se ha expresado antes de que la comisión parlamentaria dé su opinión". "Buttiglione nos ha dado una excelente impresión", remachó ayer el también conservador Klaus-Heiner Lehne. Desde Roma, el presidente del Gobierno, Silvio Berlusconi, defendió el nombramiento de su todavía ministro de Asuntos Comunitarios. Una portavoz de Barroso, por su parte, dijo ayer no tener dudas sobre la competencia de Buttiglione y su respeto a la Constitución europea, añadiendo que el italiano será activo en la lucha por la igualdad de oportunidades.

Respecto a las críticas de Borrell, la portavoz del nuevo presidente de la Comisión aseguró que éste respeta todas las opiniones.

La Comisión de Libertades votará el lunes sobre la candidatura de Buttiglione y un dictamen desfavorable abriría la caja de los truenos. El pleno de la Eurocámara no tiene potestad para revocar a un comisario, aunque sí podría forzar a Barroso a hacer un cambio de carteras que, sin embargo, se ve poco probable. Por si acaso, el PPE (268 escaños) ya menciona otras cabezas que podrían caer en el camino, como la del candidato socialista húngaro, László Kovács, a ocupar la cartera de Energía. Barroso no tomará ninguna decisión hasta que el Parlamento Europeo en su conjunto le exponga oficialmente su opinión, dijo una portavoz.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de octubre de 2004