Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Indignación contra el Ayuntamiento de Eskoriatza, que se solidarizó con la familia de Anboto

La solidaridad con la familia de la dirigente etarra detenida en Francia, Soledad Iparragirre, Anboto, que mostró la corporación de Eskoriatza (Guipúzcoa) en una moción que apoyaron el martes PNV-EA y EB / IU en un pleno extraordinario provocó ayer un torrente de reacciones y, no sólo desde los dos firmantes del pacto antiterrorista, PSE-EE y el PP, que la consideraron "una provocación".

Los dos ediles de Ezker Batua que habían dado su voto a la moción fueron desautorizados por su dirección. El portavoz socialista en el Parlamento autónomo, Rodolfo Ares, emplazó al presidente del PNV, Josu Jon Imaz, a que haga rectificar a sus ediles. La directora del Gobierno vasco de Atención a las Víctimas, Maixabel Lasa, dijo que "espera escuchar una rectificación" y la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) expresó su total indignación.

A última hora de ayer, el PNV se descolgó de la moción. La dirigente Josune Ariztondo compareció para decir que "no comparte los términos" de la moción ni el PNV "se reconoce" en el texto. La portavoz de EA, Onintza Lasa, partido al que pertenece el alcalde de Eskoriatza, Juan Carlos Bengoa, se reafirmó a pesar de las críticas y reiteró que EA seguirá haciendo una "defensa activa de todos los derechos humanos, sin excepciones". Lasa dijo que su formación "no acepta ninguna lección en defensa de la democracia por parte de ningún partido".

La iniciativa de la moción había partido de la plataforma ilegalizada afín a Batasuna Kontzejupe. Su propio texto, algo modificado, fue refrendado por los seis ediles de EA-PNV y los dos de EB/IU. El único concejal del PSE-EE -un segundo electo no ha tomado posesión- no acudió al pleno. La moción mostraba su solidaridad con la familia de Anboto y su "preocupación por el trato que pudiera estar recibiendo".

Las víctimas de Iparragirre

El edil socialista del municipio, Iñaki Pierrugues, criticó que su Ayuntamiento aprobara la moción en lugar de "solidarizarse con las víctimas del terrorismo y, en particular, con las que han sido víctimas directas de Soledad Iparragirre", informa Isabel C. Martínez. Pierrugues recordó que la mayoría EA-PNV que gobierna en Eskoriatza no ha puesto en marcha los foros cívicos de apoyo a víctimas y amenazados por ETA previstos en la Declaración de Eudel a la que instó el Parlamento vasco en junio de 2003. Ni sus ediles tampoco reciben la compensación económica que se acordó también en la Cámara en mayo del año pasado.

Por su parte, la candidata a lehendakari del PP, María San Gil, calificó de "sangrante" la aprobación de la moción. "Es espeluznante" querer mostrar el apoyo a la familia de "una asesina que tiene a sus espaldas 15 asesinatos" y no aprobar un acto de reconocimiento a una de sus víctimas en otro ayuntamiento gobernado por ambos partidos, el de Amurrio, "donde una de las víctimas de Anboto fue el cartero de ese municipio", dijo San Gil.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de octubre de 2004