Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chantal Maillard obtiene el Premio Nacional de Poesía

La autora malagueña nacida en Bruselas gana con 'Matar a Platón'

La poeta, profesora y ensayista Chantal Maillard (Bruselas, 1951) es la segunda mujer premio Nacional de Poesía. Residente en Málaga desde 1963, donde es profesora de Estética y Teoría de las Artes, Maillard es experta en estética oriental. Su libro Matar a Platón (Tusquets, 2004), relato poético de un accidente y desgarrada reflexión sobre la muerte, fue definido ayer por la ganadora de 2003, Julia Uceda, como "extraordinario".

MÁS INFORMACIÓN

Dotado con 15.025 euros, el Premio Nacional de Poesía reconoce por segunda vez en su historia (y por segundo año consecutivo) a una mujer. La malagueña de origen belga Chantal Maillard dijo ayer que hubiera preferido ser sólo finalista ("con eso basta para saber que hay personas que aprecian lo que haces, que es lo realmente importante"), pero se mostró más o menos conforme: "Quizá demuestra que no siempre los premios son políticos y están dados de antemano" .

Matar a Platón es un poema largo dividido en dos partes, o dos poemas seguidos: uno que lleva el título del libro y un segundo, Escribir, que Maillard define como una "letanía, un grito fragmentario escrito en un tiempo muy difícil". La obra gira en torno a un accidente urbano en el que confluyen varias vidas. Un suceso estúpido, lleno de dolor, frialdad, miedo y muerte, que Maillard relata tejiendo una red de sentimientos. La escritura rodea el accidente, lo multiplica, lo inventa. "Es una construcción, la puesta en escena de la muerte de un hombre aplastado". El poema reflexiona sobre "la imposibilidad de la compasión", sobre la necesidad de olvidar los conceptos abstractos y comprometerse con la realidad. La primera parte ofrece una visión más filosófica; la segunda tiene un registro mucho más desgarrado. La autora redactó el primer poema hace tiempo y lo guardó en un cajón; tres años después, al conocer que sufría un cáncer grave, reflexionó sobre la razón de su escritura, varió su idea de la muerte y compuso Escribir: "Surgió en un momento en el que podía 'morir mañana'. Y nada tengo tan presente hoy como poder morir en cada momento".

La muerte, que llegó cruel hace unos meses llevándose a su hijo, es el motor de toda su obra de creación, que mezcla la prosa poética en títulos como Filosofía en los días críticos. Diarios 1996-1998 o Benarés, con poemarios como Poemas a mi muerte, Hainuwele, Conjuros o Lógica borrosa.

Según Julia Uceda, Premio Nacional el año pasado, primera mujer en lograr ese honor y miembro del jurado en 2004, Matar a Platón es un libro "extraordinario": "El premio supone además una normalización muy necesaria, pero no lo hemos defendido porque fuera obra de una una mujer sino porque el libro es espléndido".

Nacida y crecida en Bruselas, Maillard se trasladó con su familia a los 13 años a vivir a Málaga. "Era una desterrada: no conocía el idioma, nadie me entendía. Leía literatura francesa y escribía poesía en francés". Fue muy precoz: a los 15 años había escrito 100 poemas. Pero entre los 18 años y los 28, el tiempo que duró su matrimonio, hubo "10 años de silencio". Después, empezó a escribir en español.

Maillard combina la escritura de poesía con la filosofía y el ensayo. Ha escrito sobre María Zambrano y obras como La creación por la metáfora, El crimen perfecto. Aproximación a la estética india o China. La sabiduría como estética. Doctora en Filosofía, titular de Estética y Teoría de las Artes de la Universidad de Málaga y colaboradora habitual del suplemento cultural Babelia, Maillard ha pasado largas temporadas en Benarés (India) y es experta en religiones y filosofías orientales, pero últimamente ha mostrado su descreimiento por la evolución consumista que vive Oriente.

El jurado que la premió estaba formado por Andrés Sorel, Felipe Benítez Reyes, Luis María Anson, Jon Kortazar, Alex Broch i Huesca, Xesús Alonso Montero, Alex Susana Nadal, Fanny Rubio, José Manuel Caballero Bonald, María José Conde Guerri y Julia Uceda. Actuó como presidente el director general del Libro, Archivos y Bibliotecas, Rogelio Blanco.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de octubre de 2004