Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Israel prolonga la operación militar de castigo en Gaza

La campaña Días de Penitencia causa nueve muertos en la franja

La operación en la franja de Gaza continuará hasta que termine el lanzamiento de cohetes Kasam contra localidades israelíes, afirmó el primer ministro israelí, Ariel Sharon, en declaraciones a la Radio del Ejército israelí. "Esto es una lucha complicada y he ordenado al ministro de Defensa que haga todo lo posible y busque nuevos métodos según surjan las necesidades", dijo Sharon.

El primer ministro, consciente de la dificultad de acabar por completo con esos ataques, instó a su ministro de Defensa, Shaul Mofaz, a buscar nuevas ideas. "Haz trabajar las mejores mentes y busca soluciones adicionales", le dijo. Y es que, según analistas israelíes, Sharon necesita que la ofensiva del Ejército en la franja de Gaza consiga resultados para poder sacar adelante su plan de desconexión de los palestinos, que prevé la retirada de Israel de ese territorio, y contra el que han votado incluso los miembros de su propio partido.

Los ataques con cohetes contra localidades israelíes sirven para reforzar el argumento de quienes alegan que el Ejército debe permanecer en la franja de Gaza por razones de seguridad. El primer ministro y los dirigentes militares israelíes se han comprometido a evitar que la resistencia palestina presente la evacuación de los 8.000 colonos que residen en la franja de Gaza, prevista para el año próximo, como un logro propio.

Se trata de una empresa en la que el primer ministro tiene experiencia amplia. Ya en 1971, Sharon, entonces comandante de la zona militar sur, con jurisdicción en la franja de Gaza, y conocido popularmente como Buldózer, se comprometió a acabar con la resistencia armada en ese territorio.

Sharon comenzó por arrasar cientos de viviendas en varios campos de refugiados de la franja de Gaza, entre ellos el de Yabalia, para construir "carreteras de seguridad" y a fin de evitar que los miembros de la resistencia palestina desaparecieran entre las callejuelas por las que los soldados no les podían perseguir con sus vehículos blindados.

El Ejército israelí mató ayer en el norte de la franja de Gaza a nueve palestinos, tres niños de 13 años fallecieron hoy de sus heridas. Al menos 65 palestinos han muerto, 17 de ellos menores de 18 años, y más de 250 han resultado heridos en la operación militar israelí Días de Penitencia, que comenzó el pasado miércoles en el norte de la franja de Gaza tras la muerte de dos niños de 2 y 4 años, en la localidad israelí de Sderot, alcanzados por un cohete Kasam. En los últimos cuatro años de Intifada, la resistencia palestina ha lanzado más de 450 misiles contra objetivos israelíes y han causado la muerte con estos proyectiles a cinco israelíes.

Entretanto, el Parlamento palestino exhortó ayer a los grupos armados de la franja de Gaza a "abandonar la resistencia en el marco de la estrategia nacional y asumir los intereses nacionales con el fin de no dar a Israel justificaciones para continuar con sus planes de matar al pueblo palestino".

Acusación a la ONU

La tensión entre las autoridades israelíes y la Agencia de Socorro para los Refugiados Palestinos (UNRWA, según sus siglas en inglés) de la ONU alcanzó ayer un punto crítico. Según las autoridades israelíes, las ambulancias de Naciones Unidas han sido utilizadas por miembros de las Brigadas de Ezedín al Kasam, brazo armado de Hamás, para transportar armas y milicianos en la franja de Gaza.

El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores israelí, David Saranga, afirmó que mañana presentarán documentación ante la ONU que respalda sus acusaciones e instarán al secretario general, Kofi Annan, a que abra una investigación al respecto.

Saranga negó que vayan a exigir a Annan la destitución de Peter Hansen como comisario general de UNRWA. El pasado viernes, el Ejército israelí entregó una grabación a las principales cadenas de televisión en la que se ve a tres personas caminando hacia una ambulancia marcada con las iniciales de Naciones Unidas. Uno de ellos lleva en la mano un objeto largo y fino que introduce en el vehículo. Según las autoridades israelíes se trata de un miliciano con un cohete Kasam. "Las imágenes hablan por sí solas", afirmó un portavoz del Ejército israelí.

Por su parte, el comisario general de UNRWA reconoció que en efecto se trata de una de sus ambulancias, pero negó que lo que se muestra en la grabación sea un cohete. Según Hansen, es evidente que el objeto que carga uno de los tres hombres, que lleva en una mano e introduce en la ambulancia sin ningún tipo de dificultad, es más ligero y más delgado que un Kasam.

"En mi opinión y de aquellos a quien he consultado, se trata claramente de una camilla enrollada", dijo el responsable de UNRWA en un comunicado. Hansen acusó a las autoridades israelíes de haber propagado en el pasado acusaciones falsas contra la ONU.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 4 de octubre de 2004

Más información