Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más de 100 países lanzan un plan para acabar con el hambre

Francia, España, Brasil y Chile se unen contra la pobreza

Francia, España, Brasil y Chile se unieron ayer en Nueva York, con el apoyo de la ONU, para proclamar la necesidad de terminar con la miseria en el mundo en el año 2015. Arropados por representantes de más de 100 naciones, los líderes de esos cuatro países aprobaron varias medidas que intentan remediar el drama del subdesarrollo que mantiene en la extrema pobreza a casi 1.000 millones de seres humanos. De ello depende, aseguraron, la paz mundial del siglo XXI.

MÁS INFORMACIÓN

Los presidentes de Francia, Jacques Chirac; Chile, Ricardo Lagos; Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva; así como el jefe del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, y el secretario general de la ONU, Kofi Annan, inauguraron anoche en Nueva York la Cumbre contra el Hambre, un foro lanzado por Lula con el apoyo de Francia, Chile y la ONU, al que se sumó España en junio.

El proyecto aprobado cuenta con ocho medidas -algunas voluntarias y otras obligatorias en el futuro- para fomentar el desarrollo en los países más desfavorecidos. Son, entre otras, la creación de impuestos sobre los movimientos de capital y sobre el comercio de armas, así como tasas más bajas para las remesas de los inmigrantes. Tendrán que superar numerosos obstáculos, tal y como reconoce el propio informe de apertura preparado por Brasil.

El esfuerzo, no obstante, "es pequeño si lo comparamos con los beneficios que puede reportar a todos los habitantes del planeta, pobres y no pobres: un mundo más justo, más humano, más próspero, más seguro", afirmó Zapatero, quien hoy pronunciará su primer discurso ante la Asamblea General de la ONU.

El presidente español también visitó ayer, junto a su esposa, Sonsoles Espinosa, la zona cero de Nueva York, donde rindió homenaje a las víctimas del 11-S. "Creo que el camino que puede evitar que crezca el terror es el del diálogo, el fortalecimiento de la democracia y, por supuesto, el de un futuro más próspero para muchos pueblos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 21 de septiembre de 2004