Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El alcalde de San Fernando se encierra y llama en un bando a la movilización

El alcalde de San Fernando (Cádiz, 88.000 habitantes), Antonio Moreno, del PA, que se encerró ayer en el Ayuntamiento con todos los concejales y con representantes del comité de empresa de Izar, ha llamado en un bando a la movilización ciudadana en la manifestación convocada mañana por los trabajadores de los astilleros y el Consejo Local de Participación Ciudadana en contra del plan de la SEPI, que prevé el mantenimiento de la fábrica de armamento y el traslado del resto de la actividad naval a la planta vecina de Puerto Real.

En el bando, Moreno convoca a todos los vecinos ante el "momento fundamental de la historia" que vive San Fernando para "unirse y manifestar toda la fuerza posible" ante la posible pérdida de "uno de los pilares básicos de la economía local, el primer astilleros militar español con 300 años de historia". "Hay que cambiar los nefastos planes del Gobierno de España sobre la privatización de la factoría isleña de Izar, nuestra querida Bazán", afirma el primer edil, quien llega incluso a apelar a los niños y a la "rebeldía" de los jóvenes para que se sumen a las protestas.

La marcha comenzará a las 19.00 en la rotonda de la calle Real con La Ardila en San Fernando. En esta convocatoria, Moreno espera que la sociedad isleña demuestre su "solidaridad". "Como alcalde, convoco a todos los isleños (...) para unir nuestras voces y gritar bien alto: La Unión hace la fuerza. Bazán somos todos, Bazán no se cierra", concluye el bando.

Esta iniciativa de Antonio Moreno se produce después de que haya creado un gabinete municipal de crisis, arengado al Consejo Local de Participación Ciudadana, colocado detrás de las barricadas ardiendo y sugerido la convocatoria de una huelga general. Por auspiciar estas protestas, el delegado del Gobierno en Andalucía, Juan José López Garzón, reprochó el pasado viernes su comportamiento. "Hasta ahora, la línea que está siguiendo no es precisamente la de ayudar a los problemas", lamentó.

Frente a las críticas, Moreno se defendió ayer: "Lo que hacemos es decirles a los ciudadanos una realidad. Nos hemos puesto de acuerdo con los sindicatos porque son ellos siempre los que han venido a pedirnos que aprobemos mociones de apoyo. No vendamos ahora la mosca al revés. Estamos haciendo lo que hemos hecho toda la vida: ponernos detrás de los trabajadores para defender sus empleos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 16 de septiembre de 2004