_
_
_
_

Gobierno y Consell abordan los fondos del centro de biomedicina

La Consejería de Sanidad remite al ministerio información más detallada

La Consejería de Sanidad aportó el jueves al ministerio en una reunión celebrada en Madrid nueva documentación sobre el centro de medicina regenerativa que completa la ya remitida y que forma parte de la información requerida por el Gobierno para financiar el futuro centro de investigación que se ultima en Valencia. De cumplirse los plazos previstos, el acuerdo estará cerrado en breve.

Al encuentro acudieron, por parte del Ministerio de Sanidad, el director general del Instituto Carlos III, Francisco García, y, por la consejería, el director general de Ordenación, Evaluación e Investigación Sanitaria, Alfonso Bataller. La consejería, según fuentes sanitarias, aportó informes más extensos de los remitidos hasta este momento para justificar la financiación que ha solicitado del ministerio y poder obtener los mismos fondos conseguidos por las administraciones catalana y andaluza gracias al convenio que ambas suscribieron con el ministerio antes del verano. Estas autonomías obtendrán anualmente nueve millones de euros para gastos de equipamiento y funcionamiento y, a su vez, pondrán de su bolsillo la misma cantidad.

El documento, que incluye una propuesta de funcionamiento plurianual y la apertura a un mayor número de grupos de investigación, supone un importante avance hacia la consecución de un acuerdo. Ahora corresponde al Ministerio de Sanidad el análisis de la propuesta y la adopción final de una decisión.

El encuentro tiene lugar después del enfrentamiento que se abrió entre las dos administraciones tras el anuncio por parte de la Consejería de Sanidad de la obtención por primera vez en España de dos líneas celulares. A principios de julio, Rambla presentó las dos primeras líneas celulares obtenidas en España a partir de embriones humanos congelados. El trabajo lo habían llevado adelante investigadores de la Fundación del Instituto Valenciano de Infertilidad, que se integrarán en el banco de células del futuro centro de investigación, con el visto bueno de la consejería. Inmediatamente, el Ministerio de Sanidad señaló que no había autorizado estos ensayos y que la Administración valenciana, que los había permitido, no se había ajustado a la normativa en vigor.

Poco después, la firma de los acuerdos entre el ministerio y Andalucía y Cataluña sirvió al Gobierno valenciano para alimentar la tensión, que se ha rebajado los últimos meses y que, previsiblemente, dará lugar en breve a un acuerdo de financiación.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_