Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La reforma de las carreras permitirá que las licenciaturas duren tres años

El título de grado sustituirá antes de 2010 a los de licenciado, ingeniero o diplomado

La reforma del sistema universitario español está en marcha. Las licenciaturas y diplomaturas tradicionales empezarán a cambiar a partir del año que viene, tanto en su nombre como en su duración. Las carreras podrán durar entre tres y cuatro años, según el tipo de titulación, y todos los alumnos que las superen obtendrán el mismo título, el de grado. Esta reorganización permitirá que algunas de las actuales licenciaturas pasen a ser títulos de grado de tres años y que otras diplomaturas pasen a serlo de cuatro.

Tras el título de grado, los alumnos podrán cursar el posgrado, que conducirá a lo que ahora se conoce como máster. El doctorado, en principio, no sufrirá variaciones. Una de las principales novedades que introduce el texto del Gobierno (al que ha tenido acceso EL PAÍS) respecto a los elaborados por los populares en la pasada legislatura, es que se deja flexibilidad para que las carreras puedan durar entre tres y cuatro años, por ejemplo, tres años y medio. El proyecto que elaboró el Ejecutivo del PP establecía una duración fija de las carreras de tres o de cuatro años.

Además, una misma titulación, como Historia, por ejemplo, tendrá en el futuro la misma duración en toda España, algo que no ocurre en la actualidad, y cada carrera tendrá entre un 50% y un 75% de contenidos comunes (el PP pretendía establecer el 70% fijo para todas).

Este texto será debatido en la reunión del Consejo de Coordinación Universitaria, prevista para este finales de este mes. Posteriormente, tras la aprobación de este real decreto por el Consejo de Ministros, prevista para antes de Navidad, el Gobierno deberá establecer la duración y el tipo de contenidos que tendrá cada uno de los estudios.

El objetivo es conseguir compatibilizar, de aquí a 2010, el sistema universitario español con el Espacio Europeo de Educación Superior, es decir, adoptar un "sistema flexible de titulaciones, comprensible y comparable" en todos los países de la UE, según reza el texto del borrador. "Va a poder haber licenciaturas de sólo tres años, pero eso también era posible con las propuestas anteriores, la diferencia es que ahora pueden ser de tres años y medio, por ejemplo", explicó Vázquez.

"Mayor flexibilidad"

Juan Antonio Vázquez, presidente de la Conferencia de Rectores de Universidades de España (CRUE), institución que está analizando el borrador, valoró ayer en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo de Santander que el Gobierno haya introducido una "mayor flexibilidad" en las titulaciones. El borrador recoge las principales observaciones que la CRUE había expuesto sobre el proyecto elaborado por el PP, que decayó tras el cambio de Gobierno. Éstos son otros aspectos que regula el nuevo texto:

- Ciclos formativos. Los estudios universitarios se dividirán en tres ciclos. El primero, "ciclo de grado", sustituye a las actuales diplomaturas y licenciaturas, que es el que desarrolla este proyecto. Para el segundo ciclo, "de posgrado", se está elaborando una norma específica. Tras cursar este segundo ciclo, los alumnos obtienen el título de Máster. En el tercer ciclo se contienen los estudios de doctorado.

- Duración de los estudios. El periodo para graduarse en el primer ciclo oscilará entre los 180 y los 240 créditos, es decir, entre tres y cuatro años. Con la nueva legislación podría haber titulados de primer ciclo que hayan cursado, por ejemplo, una carrera de tres años y medio. Al contrario de lo que venía pasando hasta ahora, "todos los planes de estudios conducentes a la obtención de una misma titulación oficial habrán de contar con el mismo número de créditos", dice el proyecto de real decreto. Algunas de las actuales licenciaturas verán reducida su duración, mientras que se ampliará la de algunas diplomaturas, todavía sin especificar.

- Nombre de los títulos. La denominación específica de las nuevas titulaciones será acordada por el Gobierno. Se tratará de buscar un nombre similar para cada título en todos los países de la Unión Europea. La mayoría de los 25 miembros de la UE se halla inmerso en un proceso de redefinición de los estudios universitarios similar al que se vive en España. El Gobierno del PP estableció en un primero momento los de Licenciado, Ingeniero y Arquitecto, pero luego lo descartó porque abría la posibilidad a que siguieran existiendo títulos con una misma denominación (como ingeniero técnico industrial e ingeniero industrial, por ejemplo), algo que no se corresponde con las normas europeas.

- Titulaciones especiales. El Gobierno podrá asignar "un número distinto de créditos a determinadas enseñanzas", es decir, que alguna carrera podrá tener más de 240 créditos. Entre ellas podría estar, por ejemplo, Medicina. También permite establecer unos créditos más para las titulaciones para las que se requiera un proyecto de fin de carrera o prácticas tuteladas, como pasa en las ingenierías y en Arquitectura.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de septiembre de 2004