Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El tripartito catalán exige atajar el déficit sanitario en el Presupuesto

Los 31 diputados del PSC, ERC e ICV plantan cara a Jordi Sevilla

Los diputados en el Congreso que apoyan al Gobierno catalán, incluidos los socialistas, asumieron ayer como propias las reivindicaciones de la Generalitat para los Presupuestos de 2005 y se comprometieron a defenderlas en las negociaciones. Así lo aseguró el conseller en cap, el republicano Josep Bargalló, al final de la reunión entre el Gobierno catalán y portavoces de los diputados del PSC, ERC e ICV. El tripartito propondrá el aumento de la participación autonómica en la gestión del IVA como fórmula para atajar el déficit sanitario y pide cambios en la Ley de Estabilidad Presupuestaria para hacerla más flexible.

Los partidos que apoyan al tripartito suman 31 escaños: los 21 del PSC están integrados en el grupo del PSOE; los ocho de Esquerra tienen grupo propio y los dos de ICV forman grupo con Izquierda Unida. Los 16 senadores se agrupan en Entesa en la Cámara alta. Cada uno aspira a poner su propio "acento" en los Presupuestos, pero ayer volvieron a dejar claro que todos asumen como propias las prioridades que ha fijado la Generalitat ante las cuentas de 2005, especialmente para atajar la deuda sanitaria y aumentar las inversiones en infraestructuras.

"Existe una absoluta coincidencia entre los 31 diputados y los 16 senadores en apoyo a las líneas políticas prioritarias de la Generalitat [ante los Presupuestos]", subrayó Bargalló, flanqueado por el consejero de Economía, el socialista Antoni Castells, y el de Relaciones Institucionales, el ecosocialista, Joan Saura. A la reunión asistieron, en representación de los diputados y senadores, Daniel Fernández (PSC), Joan Puigcercós (ERC), Joan Herrera (ICV) y Carles Bonet (Entesa).

Todos están convencidos de que las cuentas se aprobarán, pero la reunión de ayer quiso subrayar que las demandas del tripartito no son un farol, sino que van a ser reivindicadas por todos. Y entre ellas, muy particularmente la exigencia de atajar ahora el déficit sanitario, una demanda ya rechazada por el ministro de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla.

Bargalló insistió en esta reivindicación precisando que la Generalitat reclama discutir ahora sobre el déficit sanitario (el Gobierno catalán calcula entre 600 y 1.000 millones de euros anuales para Cataluña), que no la deuda acumulada, que a finales de 2003 ascendía a 2.193 millones. "La previsión del gasto sanitario para 2005 debe corresponderse con la población real que se atiende", afirmó Bargalló, que recalcó que la demanda beneficia a todas las comunidades que gestionan la sanidad.

Entre las propuestas que el tripartito defenderá para paliar el déficit destaca el aumento de la participación de las autonomías en la recaudación del IVA -fijada hoy en el 35%- u otros impuestos. La Generalitat sostiene que esta decisión no altera el modelo de financiación vigente, sino sólo cambios legislativos que pueden vincularse a la Ley de Acompañamiento.

La otra reivindicación común del tripartito es el aumento de las inversiones en infraestructuras en Cataluña. Nadie quiso cuantificarlas, pero la Generalitat reclama un aumento de al menos seis puntos sobre la media de los últimos años, lo que tomando como base los Presupuestos de 2003 supondría unos 525 millones. Entre los acuerdos de ayer destaca todavía un tercer asunto que el tripartito defenderá unido de forma "prioritaria": que se modifique la Ley de Estabilidad Presupuestaria para que el objetivo de equilibrio se adapte al ciclo económico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de septiembre de 2004