_
_
_
_

Médicos y enfermeros acudirán a los institutos para detectar trastornos mentales

Médicos y otro personal sanitario de atención primaria acudirán a los institutos catalanes para ayudar a los maestros a detectar y atender "sin barreras" a los adolescentes que sufren trastornos mentales en Cataluña, según anunció ayer la consejera de Salud, Marina Geli, durante la presentación del Plan Director de Salud Mental 2004-2007.

El objetivo de este proyecto, que entrará en funcionamiento a partir del próximo curso escolar, es evitar que algunos trastornos mentales pasen inadvertidos, ya que los jóvenes acuden con poca frecuencia a los centros de atención primaria (CAP). La atención del personal sanitario en los institutos, fundamentalmente de los CAP, "dependerá de las necesidades", explicó la directora del área sanitaria del Servicio Catalán de la Salud (SCS) de la Generalitat, Maria Lluosa de la Puente.

Además, adelantó Geli, se llevarán a cabo campañas específicas en los centros de enseñanza para sensibilizar a los jóvenes sobre los trastornos mentales con el fin de que puedan prevenir y detectar si tienen problemas de este tipo.

En apenas cuatro años, las visitas de jóvenes a los centros de salud mental han aumentado el 35,74% en Cataluña. El 27,69% de los jóvenes atendidos en estos centros sufren reacciones de adaptación; el 19,80% afecciones neuróticas, en las que se incluyen los ataques de ansiedad, y el 17,75%, trastornos emocionales en la infancia, seguidos de los transtornos de atención, con el 8,86%. Éstos son los problemas de salud mental más frecuentes hasta los 18 años, según los datos asistenciales de 2002.

Entre los mayores de 18 años los más frecuentes son los trastornos neuróticos (35,84%), seguidos de los de adaptación (21,10%), las psicosis afectivas (17,92%) y la esquizofrenia (11,33%). Las mujeres tienen el doble de posibilidades de padecer ansiedad y depresión.

Otro de los retos del Departamento de Salud es que los casos de trastornos mentales leves sean atendidos en los ambulatorios para que en los centros de salud mental acudan sólo las afecciones más graves y "garantizar así un incremento de sus visitas", aseguró Geli. Asimismo, el plan tiene como otras prioridades prevenir la depresión y las tentativas de suicidio. Estos últimos suponen la segunda causa de muerte entre los jóvenes de entre 15 y 24 años. Durante 2002 se suicidaron un total de 452 catalanes.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_