Reportaje:

El desafío en piedra

Cuatro estudiantes de Bellas Artes ganan una votación popular en Buñol para esculpir cuatro monumentos a los maquis

Cuatro escultores, estudiantes de la facultad de Bellas Artes de Valencia, iniciaron ayer un simposium organizado desde el Ayuntamiento de Buñol y su Concejalía de Cultura para seleccionar el monumento en homenaje a los guerrilleros españoles en la lucha antifranquista.

Este monumento recordará a los maquis, que tanta influencia tuvieron tanto en Buñol como en las comarcas cercanas, y se hará gracias a los votos de los tres grupos de izquierdas del Ayuntamiento, PSOE-IAB-EU.

Desde la organización, Celso Luján, explica que el objetivo era "favorecer a los nuevos talentos" y por ello contactaron con la Universidad Politécnica que todos los años organiza un simposium de escultura. También contribuyó a la decisión final del área de Cultura que Buñol sea un pueblo extractor de piedra y mármol, que sigue manteniendo varias canteras, y el hecho de que otras localidades con igual tradición, como es el caso de Novelda, tuviesen su particular simposium. Las piedras de mármol sobre las que se hará la escultura, que van de 5.000 a 22.000 kilos aproximadamente, han sido cedidas de forma gratuita por una empresa de la localidad (Mármoles Buñol). Tampoco se cobrará el transporte (Transportes Belda) ni la colocación de las piedras (Grúas Rigar), para la que fue necesaria una grúa de 80 toneladas, en los jardines del popular Paseo de San Luis.

Los alumnos participantes, Helder André Gonçalves (Portugal), Roberto Armas Mesa (Canarias), David Díaz Pérez y Josep Soler Ferragud; son de primero y segundo de escultura, que coincide con el cuarto y quinto curso de Bellas Artes. Fueron seleccionados en un concurso de maquetas e ideas celebrado el pasado mes de abril que consistió en la exposición durante un mes de ocho proyectos entre los que el ciudadano de Buñol, mediante votación, decidió cuáles eran los cuatro más interesantes. Al concurso en sí se presentaron catorce maquetas que fueron cribados por el criterio técnico de los profesores de Bellas Artes.

Junto a los alumnos interviene como coordinador el escultor Nacho Latorre Aparicio, que a su vez realizará una escultura que simboliza el No a la guerra donde un puño de tres metros aplastará a un misil. También colabora en la labor supervisora el escultor Jordi Raga Francés que cincelará una escultura que simbolizará la relación del agua con Buñol, una localidad plagada de fuentes.

Antes de este simposium en sí, y desde el mes de marzo, como explica el coordinador Nacho Latorre, "hemos estado trabajando con los cuatro alumnos seleccionados, enseñándoles las técnicas necesarias para monumentos de gran formato".

Durante veinte días permanecerán los participantes, mañana y tarde, en el Paseo de San Luis de Buñol finalizando su obra en una ardua tarea que transformará en arte los inmensos bloques de mármol. Los cuatro autores, como explica el propio Nacho Latorre, trabajan la piedra para transformarla en un maqui agazapado, una fuente que representa el fluir del tiempo, una pieza que muestra un guerrillero agujereado por un balazo y otra que simboliza la libertad.

El 25 de julio las esculturas deberán estar finalizadas y nadie lo diría a juzgar por el tamaño de las piedras pero Nacho es optimista, "yo confío en ellos, tienen mucha ilusión y son los mejores de cada clase. Es todo un desafío".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS