Respaldo del PP y los asesores fiscales y críticas de los sindicatos

El PP calificó ayer como "una buena noticia para los españoles" que se frene la reforma de las plusvalías (la diferencia entre el precio de compra y la venta de un bien). Las declaraciones realizadas por Miguel Arias Cañete, portavoz para temas económicos del grupo popular en el Congreso, y Vicente Martínez Pujalte, portavoz adjunto, fueron secundadas por la Asociación de Asesores Fiscales de España (AEDAF), que aseguró que es una "medida sensata" por parte del Gobierno.

El vicepresidente del Gobierno, Pedro Solbes, anunció esta semana que la reforma fiscal sobre la tributación de las plusvalías, que recogía el programa electoral del PSOE, deberá esperar a que se alcance un mayor nivel de armonización entre los sistemas fiscales de la Unión Europea. La propuesta durante la campaña electoral del PSOE pretendía dejar un mínimo exento para pequeñas plusvalías (todas tributan ahora al 15%) y una tributación progresiva según la tarifa general del IRPF.

Arias Cañete achacó el aplazamiento de la reforma a que las medidas prometidas en el programa electoral son muy poco pragmáticas. "Con un gasto público tan expansivo como el anunciado tiene muy poco margen para reducir impuestos", sentenció el antiguo ministro de Agricultura. El aplazamiento fue bienvenido por Martínez Pujalte, quien explicó que mantener intacto el actual sistema de tributación para las plusvalías "después de las duras críticas que recibimos por parte del PSOE equivale a que el ministro de Economía socialista nos dé la razón".

Sin precipitación

El presidente de la Asociación de Asesores Fiscales, Rubén Candela, por su parte, aplaudió las declaraciones de Solbes, al considerar que demuestran que el Gobierno socialista no está dispuesto a llevar a cabo una "reforma fiscal de una forma precipitada". Candela señaló que "las reformas fiscales deberían llevarse a cabo en la segunda parte de la legislatura cuando el nuevo Gobierno ya haya estudiado la situación".

El coordinador general de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares, criticó el anuncio de Solbes y pidió ayer a Zapatero "que desautorice" al "catecismo neoliberal" que aplica el antiguo comisario europeo, y que "coincide con el PP en la política fiscal sobre plusvalías". Los sindicatos Comisiones Obreras y UGT, por su parte, criticaron que Solbes "desinfle las expectativas generadas durante la campaña electoral".

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 09 de junio de 2004.

Lo más visto en...

Top 50