Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zschirnt propone una guía de lectura entre Shakespeare y el 'best seller'

La filóloga alemana critica el famoso canon de Harold Bloom

Es joven, discreta, alemana, de apellido impronunciable, y llega para enmendar la plana al pope Harold Bloom. Christianne Zschirnt (Bremen, 1965) da alternativa a lo que el crítico norteamericano implantó como una especie de biblia literaria en El canon occidental, un libro polémico en el que se marcaban los pasos de la literatura universal desde una visión muy anglosajona y entroncada en el clasicismo inmaculado.

"Hay que romper esa perspectiva", asegura Zschirnt, que ha presentado en España Libros. Todo lo que hay que leer (Taurus) con una propuesta que abarca desde Shakespeare al best seller contemporáneo.

Ha dividido sus sugerencias por temas. Libros para entender el mundo, el amor, la política, la economía, el sexo, la civilización, la utopía, libros de culto, libros clásicos para escolares, este último, un capítulo que en España ha sido añadido para la edición en castellano con obras fundamentales para que germine un futuro lector español. Son propuestas sin complejos, que abarcan desde la Biblia, El Quijote y Shakespeare, con capítulo monográfico porque, dice, "es el autor global", a Harry Potter o el best seller francés 13,99

euros, de Frédéric Beigbeder.

"Hay que encontrar una alternativa a las perspectivas clasicistas que enfrenten la cultura pop contra lo exquisito, las dos cosas son esenciales en nuestro mundo contemporáneo y se pueden compaginar", asegura Zschirnt. "Mucha gente tiene miedo a la literatura. Hay novelas que son difíciles, por supuesto que es difícil entender a Marcel Proust, pero hay que buscar maneras de acceder a lo complejo, no desecharlo".

Por eso, porque cree que hay que poner la literatura al cabo de la calle y extraer de ella enseñanzas vitales que nos lleven de la mano, está en contra de las visiones elitistas. "No me gusta la visión de Harold Bloom, debemos hacer los libros accesibles a todo el mundo", afirma, envuelta en una camisa blanca ajustada, esta profesora de la Universidad de Hamburgo, que ha estudiado filología inglesa y alemana e Historia del Arte.

En su guía hay mucha huella de lo que ha sido su formación, pero a ingleses, estadounidenses y alemanes, se unen rusos, franceses, italianos, centroeuropeos y, cómo no, ingeniosos hidalgos españoles: "Si Cervantes no hubiese inventado el Quijote, la literatura moderna hubiera ido por otro lado. Él la inventó al proponer el cruce entre la realidad y la ficción", asegura.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 10 de mayo de 2004