Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ministro de Interior de Perú, destituido tras el linchamiento de un alcalde

Los votos de cinco congresistas del partido del presidente peruano, Alejandro Toledo, se unieron ayer a la oposición peruana en el Congreso para forzar la destitución, del ministro de Interior, Fernando Rospigliosi, por considerarle responsable político del linchamiento de un alcalde en un pueblo el pasado mes de abril. En concreto se le acusa de no poner los medios para impedir el crimen.

Los congresistas del propio partido de Gobierno fueron decisivos para la censura. Toledo trató de minimizar la pérdida diciendo que el voto de censura era parte del juego democrático que él respeta y anunció que pronto se conocería el nombre del sucesor.

Se necesitaban 61 votos para lograr la censura en el Parlamento, y la oposición no los tenía. Nunca imaginaron que fueran los votos de congresistas de Perú Posible, el partido de Alejandro Toledo y de su más cercano aliado, el Frente Independiente Moralizador -cuyo líder es el actual embajador de Perú en España-, los que permitieran asestar este golpe al Gobierno toledista. La retirada de la confianza a Rospigliosi se produce en medio de una crisis de popularidad del presidente Toledo, que sólo tiene el respaldo del 7,7% de la población, mientras se produce una ola de protestas sociales.

Uno de los congresistas oficialistas que votó a favor de la censura es Jorge Mufarech, quien desde hace varios meses inició una campaña de desprestigio contra Rospigliosi, acusándolo de mala gestión en la compra de uniformes de la policía nacional.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de mayo de 2004