Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rato agradece a Zapatero su apoyo para ser nombrado director gerente del FMI

El ex vicepresidente alerta sobre el petróleo y quiere políticas de estabilidad contra la pobreza

En su primer día como director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Rodrigo Rato dio ayer un mensaje de optimismo sobre la recuperación en la mayor parte de las economías mundiales. El problema más acuciante es la evolución de los precios del petróleo -ayer, cerca de 37 dólares-, muy por encima de los cálculos del FMI para sus previsiones de crecimiento de este año. Combatirá la pobreza, aseguró, con políticas de "estabilidad" porque son las que garantizan el crecimiento. Rato, sonriente y satisfecho, agradeció el apoyo recibido por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero; su ministro de Economía, Pedro Solbes, y el ex presidente José María Aznar.

Plena expectación ante la primera comparecencia de Rodrigo Rato tras recibir, a las cero horas de ayer, la noticia que esperaba desde hacía dos meses. Sin entrar demasiado en harina, pero con su amplio bagaje a cuestas, el nuevo director gerente del FMI respondió, unas veces en inglés y otras en castellano, a las cuestiones que tiene por delante.

Al comenzar la conferencia de prensa, celebrada en la sede que ocupó hasta hace poco del Ministerio de Economía, Rato agradeció el apoyo del actual presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, a su sucesor en Economía, Pedro Solbes, y al ex presidente de Gobierno José María Aznar para conseguir el puesto. El coordinador de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares, exclamó "¡pobres africanos!" para expresar su temor a que Rato no preste atención a la pobreza.

Aunque "hubo momentos de todo tipo" en el largo proceso de selección, Rato recibió por fin ayer una avalancha de felicitaciones y escasas críticas. De Zapatero y Solbes, y de otros ministros, como el de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla, le llegaron las enhorabuenas. Zapatero llamó por teléfono a Rato para expresarle el apoyo del Gobierno español a las decisiones que adopte, en especial las relacionadas con Latinoamérica.

En la esfera internacional, el secretario estadounidense del Tesoro, John Snow, dijo estar "muy complacido" con el nombramiento, y convencido de que Rato será "un líder hábil y decidido". El ministro de Relaciones Exteriores de Argentina, Rafael Bielsa, destacó el conocimiento de Rato sobre la situación de su país, y el ministro de Hacienda de Brasil, Antonio Palocci, valoró "la gran capacidad para lidiar con las finanzas internacionales".

Traslado en junio

Será a primeros de junio cuando Rato se traslade a Washington. Están recientes las previsiones de primavera del FMI, con crecimientos para la economía mundial superiores al 4% para este año y el próximo. La "recuperación económica en la mayoría de los países está en marcha", constató Rato, aunque será algo más lenta en la zona euro.

El principal riesgo en el horizonte es la escalada del precio del petróleo, que ayer rozó 37 dólares por barril, en el nivel más alto desde principios de los noventa. Rato recordó que las últimas previsiones del FMI se han hecho con un precio del petróleo a 30 dólares. Cada cinco dólares por encima de ese precio, el crecimiento económico mundial se reduce 0,3 puntos.

Sobre el abultado déficit comercial y presupuestario de Estados Unidos, Rato señaló que la primera economía mundial muestra un crecimiento robusto sin riesgos de inflación. La Administración de Bush ya ha anunciado un plan para reducir el desequilibrio fiscal, resaltó Rato, y en cuanto al comercial, abogó por una corrección "ordenada" de los tipos de cambio. La misma evolución "no abrupta" es la que espera para los tipos de interés.

Rato dedicará especial atención a combatir la pobreza, según aseguró. Su idea es que la estabilidad macroeconómica y financiera son requisitos "indispensables" para el crecimiento económico, y por tanto, para elevar el nivel de vida de los países a la cola del desarrollo. Idea opuesta a la que sostienen los movimientos antiglobalización, hacia quienes Rato garantizó una política de "puertas abiertas". Otro de sus objetivos es mejorar la transparencia del Fondo.

Las relaciones del FMI con Argentina será otro asunto prioritario. Aseguró que seguirá con "especial atención" las negociaciones con los acreedores privados. Descartó que su nacionalidad -es el primer español que accede a la dirección del Fondo- pueda suponer un trato preferente a países con intereses españoles, en especial, Latinoamérica. "El Fondo tiene el mayor equipo de análisis económico del mundo y un consejo que se reúne tres veces por semana. En estas condiciones, no cabe otra actitud que la profesional", explicó.

Rato accede al cargo por cinco años, renovables por otros cinco. ¿Es un retiro momentáneo? ¿Volverá a la política nacional? Es prematuro, aseguró el que hasta hace unas semanas era el responsable de la política económica en España y es alto dirigente del PP. Tampoco dijo si el nuevo cargo le compensa de otros sinsabores. "Ahora es una nueva etapa que no tiene que ver con la anterior", aseguró.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 6 de mayo de 2004