Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL PAÍS AVENTURAS

El conde de Montecristo

La venganza, dice la tradición, es un plato que ha de servirse frío. Edmond Dantés necesitó más de veinte años para elaborar su propia receta. Cuando al final todo su odio fue cayendo, crudo y desnudo, sobre cada uno de sus cuatro enemigos, él ya no era el mismo. Había perdido su nombre y su propia humanidad para convertirse en una mera fuerza de la naturaleza, inexorable y calculadora, arrasando vidas a su paso.

Mucho tiempo antes, Edmond Dantés había sido un joven marinero enamorado de una bella muchacha, la huérfana Mercedes. Pero como cualquier hombre capaz de futuro prometedor, Dantés despertaba envidias. El contable Danglars le odiaba por ser el empleado predilecto del armador Morell. Fernando Mondego pretendía el amor de Mercedes y, por último, su vecino Caderousse, simplemente nunca le quiso. Los tres juntos maquinaron una conspiración para acusarle de alta traición. Dantés tuvo que vérselas entonces con el procurador Villefort, que encontró sus propias razones para permitir que el marino fuera condenado injustamente a una pena de cadena perpetua en la cárcel del castillo de If. Dantés conocerá en prisión al abate Faria, que le hablará del tesoro escondido de Montecristo. Catorce años después, Dantés conseguirá escapar del castillo con el único propósito de descubrir qué ocurrió y vengarse de sus enemigos.

Alejandro Dumas (1802-1870) publicó más de 300 obras, escritas a menudo con la colaboración de ayudantes, entre las que destacan Los tres mosqueteros y El tulipán negro. La idea de escribir El conde de Montecristo surgió al regresar de un viaje a Elba, cuando el barco de Dumas pasó cerca de la isla desierta de Montecarlo. El escritor, que había conocido ya a Jerome Bonaparte, hermano de Napoleón, decidió entonces escribir una novela sobre la venganza que urde sin prisa un hombre destruido.

- El conde de Montecristo, de Alejandro Dumas, podrá adquirirse el martes y el miércoles en dos tomos, por 1 euro cada uno, al comprar EL PAÍS.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 2 de mayo de 2004