_
_
_
_
EL REGRESO DE LAS TROPAS | La opinión de los españoles
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

El berrinche

El Pleno del Congreso solicitado por el presidente del Gobierno con el propósito de informar sobre su decisión de retirar de forma inmediata y escalonada las tropas españolas enviadas a Irak fue utilizado por Rajoy para denunciar los supuestos incumplimientos cometidos por los socialistas en esta materia. Apenas repuestos de la desagradable sorpresa deparada por la inesperada derrota del 14-M, los portavoces oficiales y mediáticos del PP montaron su estrategia de oposición patriótica a Zapatero sobre las pregonadas inobservancias de sus compromisos electorales. Desde el principio, el puesto de honor de esos incumplimientos estuvo reservado a la repatriación de la Brigada Plus Ultra; convencidos tal vez de que esa promesa no sería finalmente respetada, los populares establecieron un férreo paralelismo entre ese hipotético renuncio y el referéndum de 1986 sobre la permanencia de España en la OTAN pese al lema socialista "De entrada, no" de 1981.

Más información
La matanza de Madrid dispara la preocupación por el terrorismo

Frente a las sesgadas afirmaciones del PP, la alusión de Zapatero a la dirección militar de Naciones Unidas no fue un conejo sacado de la chistera después del 14-M: el magisterio de Max Weber enseña que la autoridad política reclamada para Naciones Unidas por el programa electoral del PSOE implica el monopolio legítimo de la violencia. Tampoco se tiene en pie otro presunto incumplimiento de Zapatero: no haber aguardado al 1 de julio para impartir la orden de evacuación, dando así a Naciones Unidas la oportunidad de "tomar las riendas" de la situación y de satisfacer eventualmente la condición suspensiva que hubiese permitido la continuidad de la presencia española en Irak.

En el debate de investidura, el candidato aclaró que el 30 de junio era la fecha límite para la retirada de las tropas: el "continuo deterioro" de la situación hacía "cada día mas difícil" la intervención de Naciones Unidas y ponía en grave riesgo -como han confirmado las emboscadas de Diwaniya- a la Brigada Plus Ultra. Porque la misión asignada a los soldados españoles en julio de 2003 -la "reconstrucción, estabilidad y seguridad" del territorio- ha cambiado de signo en estas semanas: "Estamos más cerca de un conflicto abierto que de una misión de seguridad". La acusación del PP según la cual el presidente del Gobierno también habría incumplido su promesa de recabar previamente la autorización de la Cámara para retirar la Brigada Plus Ultra es infundada. En el debate de investidura, Zapatero esgrimió "elementales razones de seguridad" para justificar el anuncio por sorpresa de la decisión: se comprometió, en cambio, a "comparecer ante la Cámara para explicar las decisiones que el Gobierno tome y buscar el respaldo de sus señorías y de la mayoría de los grupos parlamentarios". Sólo el rencoroso veto del PP impidió ayer que el Congreso aprobase por mayoría absoluta la medida.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_