Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Relevo de cosmonautas

Parte hacia la Estación Espacial una nueva tripulación permanente

Una nave Soyuz con una tripulación internacional de tres cosmonautas formada por un ruso, un holandés y un estadounidense fue lanzada con éxito al espacio ayer de madrugada desde el cosmódromo de Baikonur, en Kazajistán, con rumbo a la Estación Espacial Internacional (ISS).

La Soyuz TMA-4 lleva a bordo al ruso Guenady Padalka, al estadounidense Edward Michael Fincke y al holandés André Kuipers, de la Agencia Europea del Espacio (ESA). Su acoplamiento con la ISS, en una órbita a 370 kilómetros de altura de la Tierra, está planeado para el miércoles. Fincke, en nombre de la NASA, y Padalka, en representación rusa, constituirán la novena tripulación permanente de la ISS, donde permanecerán seis meses tras sustituir a Michael Foale y Alexandr Kaleri, que fueron lanzados en octubre pasado en la Soyuz TMA-3 junto con el español Pedro Duque.

El millonario norteamericano Gregory Olsen podría ser el próximo turista espacial en octubre

Holanda ha pagado 12,5 millones de euros a través de la ESA por el viaje de Kuipers. La misión Soyuz lanzada ayer es la tercera de cambio de tripulación permanente desde que EE UU congeló sus misiones tras la desintegración del transbordador Columbia en febrero de 2003.

Entre las misiones que deberá cumplir la nueva tripulación permanente figuran dos salidas al espacio, planeadas para julio y agosto, respectivamente, con el fin de preparar los futuros desplazamientos de la nueva nave de carga europea Jules

Verne, que debe llegar a la ISS en abril de 2005. Algunas de las tareas que aguardan a los cosmonautas en el exterior de la ISS deberían haber sido realizadas ya por Foale y por Kaleri. Sin embargo, el programa de trabajo de éstos tuvo que ser abreviado cuando a Kaleri se le recalentó la escafandra durante su salida al exterior el 27 de febrero pasado. El equipo dispondrá de unas escafandras de fabricación rusa de nueva generación que ya han sido trasladadas a bordo de la nave Progress.

El equipo saliente ha arreglado el aparato de ventilación en la Soyuz TMA-3, en la que volverá a la Tierra el 30 de abril en compañía del cosmonauta holandés.

La Agencia Cósmica rusa no excluye la aparición de otro turista en el futuro. Tras los dos pioneros (un estadounidense y un surafricano que pagaron a razón de 20 millones de dólares por viaje), el tercero debe ser el millonario norteamericano Gregory Olsen, cuyo viaje, previsto para abril de 2005, podría adelantarse a octubre de este año. En su vuelo, Olsen quiere analizar la contaminación de la atmósfera terrestre y el estado de las tierras agrícolas.

Las Soyuz, donde sólo caben tres astronautas, son las únicas naves de transporte humano a la ISS desde la interrupción del programa Columbia. Rusia ha propuesto a la NASA que las misiones permanentes a la ISS duren un año, lo que permitiría alojar a un turista en la expedición del próximo octubre, en compañía de un ruso y un europeo. En lista de espera para el turismo cósmico hay cerca de doce candidatos.

Durante la próxima misión permanente, los rusos realizarán 42 experimentos, de los cuales destaca un sistema de pronósticos cósmicos para combatir catástrofes naturales y diversas pruebas destinadas a preparar los vuelos interplanetarios de larga duración. El holandés Kuipers, que protagoniza su primera misión espacial, realizará 21 experimentos, incluidos estudios sobre los efectos de la gravedad sobre la presión sanguínea y las pulsaciones cardiacas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de abril de 2004