Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
CAMBIO POLÍTICO | El nuevo Gobierno

La catedrática de Comunicación Audiovisual Carmen Caffarel será la directora de RTVE

El PSOE quiere reformar el Estatuto para que en el futuro el cargo lo designe el Parlamento

El virtual presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha optado por la catedrática Carmen Caffarel, experta en teoría de la comunicación, para dirigir el Ente Público Radiotelevisión Española. Este nombramiento, no obstante, será provisional. Los socialistas se han comprometido a reformar el Estatuto de RTVE para que su principal gestor sea designado por el Parlamento. Caffarel, casada y con dos hijos, es desde julio de 2002 catedrática de Comunicación Audiovisual y Publicidad de la Universidad Rey Juan Carlos. Anteriormente estuvo vinculada a la Complutense.

Sobre Carmen Caffarel, barcelonesa, de 50 años, e hija del actor José María Caffarel (fallecido en 1999), recaerá la difícil transición que deberá llevar a cabo RTVE durante la próxima legislatura. Los socialistas se proponen "devolver la credibilidad" a la televisión estatal y convertirla en un servicio realmente público e independiente, ajeno a los vaivenes políticos.

Caffarel aportará una visión eminentemente teórica, dada su vinculación académica. Durante más de 20 años ha estado vinculada a la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid, como profesora de Teoría de la Comunicación. Desde julio de 2002 es catedrática de Comunicación Audiovisual y Publicidad, y está adscrita al departamento de Ciencias de la Comunicación, de la Universidad madrileña Rey Juan Carlos.

Aunque Carmen Caffarel no ha tenido una relación laboral con los medios de comunicación, ha participado en numerosos seminarios sobre el sector audiovisual y coordinado la publicación de volúmenes sobre investigaciones relacionadas con los fenómenos comunicativos en las ciencias sociales y naturales.

Desde hace días, fuentes socialistas insistían en que al frente de RTVE no estaría un periodista del medio, sino una persona procedente del mundo académico. Sostienen las mismas fuentes que este nombramiento era uno de los "más delicados" del equipo socialista.

En su próximo destino, Caffarel tendrá que pilotar el cambio de la radiotelevisión pública estatal para adecuarla al nuevo entorno diseñado por los socialistas. José Luis Rodríguez Zapatero se ha comprometido a acabar con la manipulación informativa y a erradicar la telebasura.

El líder del PSOE ha abogado por unos medios públicos (estatales y autonómicos) independientes del poder político, en los que el director general de RTVE o los responsables de los entes autonómicos no sean nombrados por el Gobierno de turno, sino por los respectivos Parlamentos y con el mayor consenso posible.

Paralelamente, Rodríguez Zapatero ha encargado a un comité de expertos -integrado por Emilio Lledó, Victoria Camps, Fernando Savater y Enrique Bustamante- la elaboración de un documento que sirva de marco para la reforma del Estatuto de RTVE, promulgado en 1980 y considerado obsoleto por todos los grupos parlamentarios. Está previsto que este comité haya concluido sus trabajos en un periodo aproximado de seis meses. Los socialistas pretenden exportar el modelo a las televisiones autonómicas.

Caffarel sustituirá al periodista José Antonio Sánchez, que ha sido el quinto director general de RTVE en los ocho años de Gobierno del Partido Popular. Sánchez, columnista de La Razón, tiene previsto reincorporarse a Telefónica, donde era adjunto a la presidencia de Admira.

Manipulación informativa

La televisión que recibirá Caffarel arrastra la mala imagen de la manipulación informativa, que ha sido puesta al descubierto incluso por las instituciones comunitarias. Sobre TVE pesa una condena de la Audiencia Nacional por informar de manera parcial y sesgada de la huelga general del 20 de junio de 2002.

La televisión estatal está lastrada por una programación plagada de espacios basura y una audiencia en retroceso. Además, acumula una deuda que a finales del actual ejercicio habrá superado con creces los 6.800 millones de euros.

El programa socialista contempla un sensible incremento de la subvención pública, que permitiría a TVE reducir su actual dependencia del mercado publicitario para financiarse. El PSOE se ha comprometido también a reducir el volumen de anuncios en la televisión pública, que pasaría de los 12 minutos por hora actualmente autorizados a siete minutos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de abril de 2004