Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La influencia de Gaudí en la obra de Dalí

Una exposición en Barcelona ilustra la fascinación que el pintor sentía por el arquitecto

La admiración que Salvador Dalí profesó siempre por la obra de Antoni Gaudí y la influencia que éste tuvo en el artista ampurdanés son el punto de partida de la exposición Dalí y Gaudí. La revolución del sentimiento de originalidad, que se presenta hasta el 16 de mayo en La Pedrera, sede del Centro Cultural de la Fundación Caixa Catalunya. "La muestra reúne un conjunto de obras -óleos, dibujos, fotografías y manuscritos- que ilustran la reivindicación por parte de Dalí de la obra y la figura de Gaudí, incluso cuando el arquitecto no gozaba de gran consideración ni entre la opinión pública ni entre la profesión", señaló ayer Montse Aguer, directora del Centro de Estudios Dalinianos y comisaria de la exposición, que se presenta en el ámbito del Año Dalí.

La exposición, cuyo embrión se presentó en el castillo de Púbol en 2002, se abre con un apartado que hace referencia a la relación de Gaudí con la religión en el cual se exponen los óleos de Dalí San Salvador y Gaudí se disputan la corona de la virgen y Doble victoria de Gaudí, junto con tres fotografías de Casals Melitó, Meli, que reproducen un collage original de Dalí para un proyecto de iglesia hecha con manos. También se exhiben las fotos de Man Ray de los edificios gaudinianos que le había encargado el mismo Dalí, las fotografías firmadas por Francesc Català Roca del artista ampurdanés en el Parque Güell y una serie de retratos poco conocidos de Dalí, enmarcados por los perfiles de La Pedrera, realizados por Ricard Sans Condeminas. El recorrido concluye con un apartado dedicado a la acción homenaje llevada a cabo por Salvador Dalí el 29 de septiembre de 1956 en el Parque Güell, para recaudar fondos para la Sagrada Familia. El evento, en el cual Dalí pintó unos grandes lienzos en el suelo y leyó un discurso, congregó una multitud, como demuestra la proyección de un reportaje del No-Do.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de abril de 2004