OFENSIVA TERRORISTA | La operación de Leganés

Dos de los cinco terroristas que se inmolaron eran los jefes del 'comando' del 11-M

Acebes: "El núcleo central que perpetró la masacre está detenido o muerto en suicidio"

Más información
La noche de los suicidas en Leganés
Zapatero convocará el Pacto Antiterrorista una vez sea investido
Francia detiene a 13 personas supuestamente relacionadas con los atentados de Casablanca
El grupo de islamistas se despidió por teléfono de sus familias al verse acorralado
Abre la oficina de atención a los afectados por la explosión en Leganés
Un fax remitido a 'Abc' amenaza con convertir España "en un infierno"
La policía encuentra en Leganés los restos del cadáver de un sexto terrorista

El día después de los trágicos sucesos de Leganés reveló nuevos datos sobre la operación antiterrorista que acabó con el suicidio, mediante la activación de una carga de dinamita Goma 2 de unos 20 kilos, de cinco terroristas islamistas radicales, el asesinato del agente de los Grupos Especiales de Operaciones (GEO), 12 policías más heridos y enormes daños materiales en el edificio de viviendas del número 40 de la calle de Carmen Martín Gaite.

El ministro del Interior en funciones, Ángel Acebes, confirmó a las 12.30 de ayer que se habían encontrado los cuerpos de cuatro terroristas. Uno de ellos, "muy mutilado" y armado con un cinturón bomba cargado con dos kilos de dinamita, estaba dentro de la piscina del bloque. A esa hora sólo estaban identificados tres de los suicidas: Sarhane Ben Abdelmajid Fakhet, El Tunecino, nacido en Túnez el 10 de julio de 1968, y supuesto organizador en España del 11-M; Abdennabi Kounjaa, Abdallah, nacido en 1975 en Taourirt (Marruecos), cuya foto se encuentra entre los seis buscados por los atentados; y Asri Rifaat Anouar, del que no se ha facilitado más que el nombre. Los otros dos no están identificados.

Estos datos permitieron afirmar a Acebes: "El núcleo central del 11-M está detenido o ha muerto en el suicidio colectivo". El ministro explicó que la casa de Leganés había sido utilizada para la preparación del atentado frustrado del viernes contra la línea del AVE entre Madrid y Sevilla, y de futuros ataques, uno de ellos con un cinturón explosivo (otras fuentes hablan de dos) hallado en el bloque.

"No sabemos qué iban a hacer con el cinturón, que tenía dos kilos de dinamita, pero sí podemos decir que iban a seguir atentando. Además, tenían preparados otros explosivos a los que sólo les faltaba colocarles el detonador. Se han evitado nuevos atentados en los próximos días".

Ni huellas ni ADN

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Ya por la tarde, la policía científica halló nuevos restos humanos que indican "inequívocamente" que había un quinto suicida. Los investigadores no han podido extraerle aún ni huellas, ni ADN ni ha sido posible una identificación facial. Pero están convencidos de que es Jamal Ahmidan, El Chino y Mowgli, nacido en Tetuán (Marruecos) el 28 de octubre de 1970 y considerado otro de los jefes del comando vinculado a la red de Al Qaeda.

Este convencimiento de los investigadores procede de que estaban seguros de que se encontraba en la vivienda y de la toma de declaraciones a vecinos, que lo reconocieron a través de fotografías. Y, sobre todo, de un último dato. Los agentes han localizado una llamada telefónica de Ahmidan a un hermano poco antes de la explosión final. Varios terroristas más llamaron también a sus familias para despedirse antes de inmolarse. En cualquier caso, hasta el Instituto Anatómico Forense se han trasladado cinco bolsas con restos de cadáveres.

Los terroristas estaban armados con armas cortas y largas, con las que mantuvieron durante dos horas en jaque a la policía, mientras entonaban cánticos en árabe. En la casa, dentro de un armario empotrado, tenían dos bolsas con 10 kilos de dinamita listas para convertirse en nuevas mochilas bomba, a las que sólo les faltaban los detonadores. Disponían de 200 detonadores sin utilizar y al menos cinco teléfonos móviles, de la partida comprada por Jamal Zougam, encarcelado por el 11-M.

Los agentes que rodearon la vivienda tenían orden expresa de no asaltarla pero, según algunas fuentes, los GEO tomaron posiciones porque uno de los asesinos dijo que iban a rendirse. No fue así, por lo que los agentes especiales lanzaron una bomba de humo dentro de la vivienda. Fue en ese momento, las 21.03, cuando todo voló por los aires. El estallido golpeó de lleno al geo Francisco Javier Torronteras, posiblemente cuando estaba asomado para ver el efecto del gas. Un gran trozo de metralla le cortó la femoral.

Las fuerzas de seguridad buscan a otros tres terroristas implicados en el 11-M, Amer El Aziz, Sanel Sjekirica y Rabei Osman Ahmed. Se busca también a los hermanos Rachid y Mohamed Oulad Akha y a Said Berraj. Alguno de ellos puede que sea un fallecido aún sin identificar.

Serhane Ben Abdelmajid Fakhet, <i>El Tunecino</i>, Jamal Ahmidan, <i>El Chino</i> y <i>Mowgli</i> Y  Abdennabi Kounjaa, <i>Abdallah</i>.
Serhane Ben Abdelmajid Fakhet, <i>El Tunecino</i>, Jamal Ahmidan, <i>El Chino</i> y <i>Mowgli</i> Y Abdennabi Kounjaa, <i>Abdallah</i>.
Al fondo, el cadáver de uno de los cinco suicidas, recuperado ayer de la piscina del bloque de Leganés en el que se inmolaron los terroristas.
Al fondo, el cadáver de uno de los cinco suicidas, recuperado ayer de la piscina del bloque de Leganés en el que se inmolaron los terroristas.MANUEL ESCALERA

Un comercial junto a un empresario

El supuesto cerebro de los atentados del 11-M fue Serhane Ben Adelmajid, nacido en Túnez el 10 de julio de 1968. Conocido como El Tunecino, residía en España desde hacía ocho años. Convivía con una magrebí de 16 años que vestía de riguroso negro y que acudía a un taller de costura de la mezquita de la M-30.

El Tunecino llegó hace ocho años a España para cursar la carrera de Económicas en la Universidad Autónoma de Madrid, pero dejó estos estudios para dedicarse a profesiones que no precisasen formación. Trabajaba en una inmobiliaria cercana a la mezquita del barrio de Tetuán, según fuentes de la investigación. Su último domicilio conocido es una vivienda cercana al parque de las Avenidas, un barrio madrileño de clase media. Según sus conocidos, tenía una visión fanática y distorsionada de la religión. Desde hacía algún tiempo sus creencias se habían radicalizado.

El jefe del comando que perpetró los atentados fue Jamal Ahmidan, Mowgli y El Chino, debido a sus ojos ligeramente rasgados. Nació el 28 de octubre de 1970 en Tetuán (Marruecos), ciudad de la que también son originarios varios de los sospechosos de haber participado en los atentados del pasado 11 de marzo. Poco se sabe hasta ahora de la vida de este hombre, excepto que él y su familia son dueños de varios comercios de ropa al por mayor en el populoso barrio de Lavapiés.

Fuentes de la investigación atribuyen a Ahmidan "un papel relevante" en la trama de los atentados, aunque no le consideran autor material de la colocación de las mochilas bomba del 11-M.

La policía identificó entre los terroristas inmolados el pasado sábado en Leganés a Abdennabi Kounjaa, Abdallah, además de a El Tunecino. De éste se sabe que nació en 1975 en Taourit (Marruecos).

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS