Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Antonio Lozano relata el drama de las pateras en su segunda novela

Al escritor Antonio Lozano (Tánger, 1956) le preocupa el drama de las pateras y ha querido reflejarlo en su segunda novela, Donde mueren los ríos (Zoela), obra en la que trata el fenómeno de la inmigración en el contexto de Canarias, "donde está teniendo un impacto muy fuerte en la sociedad", afirma. "Las noticias sobre llegadas de inmigrantes son diarias. Se han convertido en rutina y los medios de comunicación los ven como una masa uniforme", explica el autor.

Lozano, que es también el director del Festival del Sur Encuentro Teatral Tres Continentes, trata de rescatar al individuo de ese tratamiento indiscriminado. "Cada persona tiene sus problemas y sus razones para hacer ese viaje en condiciones inhumanas. A

quí percibimos que son iguales todos los subsaharianos, y no es así, afirma el escritor. Y añade: "Por eso he querido destacar la diversidad, insertando elementos de la cultura africana tradicional y de la oral".

La excusa de una trama policiaca sirve al autor de Donde mueren los ríos para hablar de la violencia y la hipocresía en las sociedades de la abundancia. "Las vidas de cuatro personajes confluyen cuando aparece asesinada en el puerto de Las Palmas una prostituta senegalesa", explica Lozano. "Cada uno representa un aspecto del continente. Fatiha, una marroquí, a la mujer africana; Amadú, un profesor de Sierra Leona perseguido, a la cultura y la situación política; Usman, un huérfano de Uagadugú, a los niños de la calle, y Tierno, un joven pastor, a la cultura tradicional".

"En pocos años, los canarios han pasado de ver en televisión a los inmigrantes del Estrecho a verlos con sus propios ojos", dice Antonio Lozano. "Y eso ha causado un gran impacto. Hay un temor a la pérdida de identidad, de trabajo...", se lamenta el escritor. A juicio del autor de

Donde mueren los ríos, la primera generación de inmigrantes nacidos en España será sin duda la que narre y fabule sobre este fenómeno, "como ha ocurrido ya en Francia".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de marzo de 2004