Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA GUERRA DE IRAK, UN AÑO DESPUÉS

Soluziona, la única compañía española que logra un contrato

Las expectativas de las empresas españolas no han cambiado desde el fin de la guerra: participar en la reconstrucción era un bocado apetecible, pero algo indigesto de momento. La falta de seguridad y la inestabilidad política persisten. Soluziona, filial de ingeniería de Unión Fenosa, ha sido la única -y la primera en Europa- que ha conseguido un contrato en Irak, en este caso de la mano de una firma de Estados Unidos.

Con José María Aznar como presidente, España era un aliado de la coalición encabezada EE UU, algo que en teoría situaba a las empresas españolas en los primeros puestos de salida en la carrera de la reconstrucción, aunque esas expectativas no se han cumplido. Falta por ver qué pasará tras la llegada al Gobierno del PSOE, contrario a la guerra. Washington excluyó de los grandes contratos, basados en 18.600 millones de dólares aportados por EE UU, a países que se opusieron al conflicto.

Soluziona ha sido la única firma española que ha logrado participar en la reconstrucción. El Pentágono adjudicó en enero al consorcio liderado por la norteamericana CH2Mhill, en el que la filial de Fenosa participa con un 25%, un contrato por 1.500 millones de dólares para participar en varios proyectos, especialmente en Irak.

"España no se puede quedar fuera de Irak, como sucedió en Kuwait tras la guerra de 1991; es una magnífica oportunidad", asegura el presidente del Comité hispano-iraquí de las Cámaras de Comercio, Javier Taberna. Taberna fue uno de los 330 empresarios y representantes de organizaciones empresariales de 47 países que asistieron en octubre a la Conferencia de Donantes para la Reconstrucción de Irak en Madrid. Allí se recaudaron 13.000 millones de dólares (dos terceras partes en préstamos).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 22 de marzo de 2004