Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Decenas de miles de vascos llenaron las calles de silencio y dolor a mediodía

La actividad comercial e industrial quedó prácticamente paralizada dos veces en la jornada

Euskadi se paralizó por completos a mediodía de ayer para mostrar con 15 minutos de silencio su dolor y su ira por los atentados de Madrid que han dejado, hasta media tarde de ayer, 199 muertos y 1.463 heridos. Fueron decenas de miles de gritos callados que sirvieron de preludio a las multitudinarias marchas vividas por las tres capitales a partir de las siete de la tarde. Las principales concentraciones se vivieron ante las sedes de las empresas, siguiendo el paro que habían convocado todos los sindicatos, los ayuntamientos de las tres capitales y de la mayoría de los municipios, y las sedes de otras instituciones, como la del Gobierno en la capitala alavesa o los Palacios de Justicia de Bilbao, Vitoria y San Sebastián. Los principales medios de transporte se sumaron parando durante esos 15 minutos a partir de mediodía. Representantes de todos los partidos se sumaron a las citas.

La actividad comercial e industrial quedó prácticamente paralizada en dos ocasiones a lo largo del día. A mediodía, comercios y empresas paralizaron su marcha para participar en las concentraciones convocadas por todos los sindicatos, y a partir de las siete de la tarde volvieron a parar, para acudir a las tres manifestaciones convocadas por el Gobierno central. La patronal de grandes empresas de distribución cerró sus centros a partir de las 18.30 en solidaridad con las víctimas, mientras que Confebask invitaba a los empresarios a sumarse a las convocatorias de la tarde.

Centros comerciales, entidades bancarias, empresas, establecimientos hoteleros, bares y teatros, se convirtieron por unos momentos en escenarios de concentraciones de protesta de sus trabajadores cubriendo toda Euskadi de callado luto.

El paro de 15 minutos fue secundado de forma generalizada en las grandes empresas de la Margen Izquierda de la Ría como La Naval, Babcock o ACB, además de Fagor. En Vitoria, las mayores empresas, como Michelín o Mercedes, pararon su actividad y la práctica totalidad de sus plantillas se sumaron a las concentraciones. Los polígonos industriales y los parques tecnológicos sumaron también numerosas pequeñas concentraciones.

Cerca de un millar de bilbaínos se concentraron en silencio frente al Ayuntamiento, donde participó el teniente de alcalde José Luis Uribarri -en nombre del alcalde, Iñaki Azkuna, quien estaba de viaje en Cannes-, junto a representantes de los grupos municipales.

La Sala de Gobierno del Tribunal Superior de Justicia hizo público un comunicado tras reunirse por la mañana en el que, tras mostrar su repulsa, destacó que las instituciones democráticas y en especial, el Poder Judicial, deben "perseverar para acabar con los terroristas y quienes les amparan".Los campus de la UPV y Deusto también pararon su actividad y se celebraron concentraciones de profesores y alumnos junto a las mayores facultades. Las más de 700 plazas del aula magna del campus de la UPV en Leioa se llenaron para presenciar la escenificación de la unión de la comunidad universitaria contra el terror. El rector saliente, Manuel Montero, leyó, con los siete candidatos a su puesto, incluido el ex parlamentario de Batasuna Iñaki Antigüedad, un comunicado con que refrendaba la "defensa de la democracia y la repulsa al terrorismo" de la universidad pública.

En Lakua se concentró un millar de funcionarios, acompañados por parte del Gobierno. Algunos de los asistentes mostraban carteles contra la guerra y contra la ocupación de Irak. El Ayuntamiento vitoriano distribuyó 4.000 carteles blancos con un crespón negro que los ciudadanos usaron en la manifestación de la tarde. El Ejecutivo invitó a las federaciones y clubes deportivos a llevar brazaletes negros en todos los actos o competiciones que se celebren este fin de semana y a guardar un minuto de silencio antes de su comienzo.

En Bilbao, los sindicatos escenificaron su división en concentraciones en la misma Plaza Circular, aunque en lugares diferentes. Junto a la estación central de Renfe, de cuyas paredes colgaban pancartas de "asesinos", se concentraron los miembros de la compañía ferroviaria y los sindicatos UGT y CCOO de Euskadi, encabezados por sus secretarios generales. En la acera de enfrente, junto a la sede central del BBVA y tras una pancarta en la que ponía "Los trabajadores vascos con el pueblo de Madrid", se situaron las centrales nacionalistas con los máximos responsables de ELA y LAB, acompañados por dirigentes de la ilegalizada Batasuna como Arnaldo Otegi.

En Alderdi Eder de San Sebastián había ayer cientos de mochilas, cargadas de libros y apuntes. Iban sobre las espaldas de estudiantes que se concentraron al mediodía frente al Ayuntamiento. Junto a ellos, los 27 concejales, encabezados por el alcalde, Odón Elorza, quien sostuvo una bandera de Madrid y colocó otra en la balconada de su despacho consistorial.

Información elaborada con datos de Pedro Gorospe, Iñigo Marauri, Isabel C. Martínez, Alberto Uriona y Mikel Ormazabal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 13 de marzo de 2004