Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Osakidetza atendió a 26.000 personas más en los centros de salud mental

Los centros de salud mental de Osakidetza (Servicio Vasco de Salud) atendieron en 2003 a 72.371 personas, frente a las 46.219 de 1993, según datos ofrecidos ayer por el responsable del servicio, Álvaro Iruin, durante la inauguración en Vitoria del 12º Curso de Actualización en Psiquiatría, que este año se centra en los trastornos graves. Este incremento del 56,5% en el número de pacientes atendidos no significa que la salud mental de los vascos esté hoy peor que hace una década, según afirman los expertos. "La gente va más al psicólogo, eso es todo", coinciden. "Pasamos de una situación en la que la psiquiatría era un tabú, a otra en la que se piensa que ir al psiquiatra o al psicólogo sirve para todo, cosa que evidentemente es falsa", explica Iruin.

Esta mayor demanda es la nota más destacable de la radiografía de la salud mental. Lo demás, la incidencia de las enfermedades o la mayor presencia de las mujeres en las consultas, ha sido una constante.La mayoría de los pacientes, un 38% -en 1993 era exactamente el mismo porcentaje- acudieron a los centros de salud mental aquejados de neurosis, un término en el que los médicos engloban lo mismo las depresiones leves que los trastornos de adaptación, obsesivos o de personalidad. Son enfermedades consideradas no graves por la psiquiatría, pero que, sin embargo, "pueden causar mucho sufrimiento y, de hecho, lo causan", apunta Iruin. La estadística la completan los afectados de psicosis (17% sumando todas), el alcoholismo (6%), otras toxicomanías (9%), trastornos de la personalidad (3%) y los sin diagnóstico (27%), personas remitidas a las consultas a las que finalmente no se les ha detectado una patología psiquiátrica.

En general, los pacientes atendidos tienen entre 35 y 44 años, si bien se aprecia un incremento de los mayores de 65 años por el propio envejecimiento de la población. Y hay mayor número de mujeres que de hombres tratados de estas patologías, que en algunos casos se desarrollan por cuestiones que tienen que ver con la educación, con el aprendizaje, y en otros, con factores genéticos hereditarios. Ocurre también en las consultas privadas. "Las mujeres han venido siempre mucho más. En general, vienen dos hombres por cada cuatro mujeres", apunta Isabel Usobiaga, miembro de la Sociedad Psicoanalítica Internacional. ¿Por qué? "Porque la mujer tiene menos problemas en reconocer lo que le pasa, le da menos vergüenza decir que necesita ayuda", responde. "Los hombres cuando vienen es, en general, porque verdaderamente hay algo muy serio, y aun así pueden no aceptarlo tras la primera consulta".

Usobiaga no duda cuando se le pregunta cuáles son los problemas de salud mental más frecuentes. "En estos momentos, más patologías psicosomáticas y menos clásicas", asegura. O lo que es lo mismo, depresiones, falta de autoestima y otros problemas asociados con la "hiperexigencia que hay a nivel social", apunta. "Ahora hay que ser el número uno en todo y al final la gente acaba por medirse con unos ideales imposibles".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 5 de marzo de 2004